Elecciones eeuu

McCain reconoce su derrota con un elegante discurso en el que ofrece colaboración

  • El candidato republicano ofrece a Obama su "mejor voluntad y más serio esfuerzo" para ayudarle a afrontar los retos actuales de EEUU y alaba a Sarah Palin como "una de las mejores oradoras que nunca he visto"

Comentarios 3

Mientras en algunas partes de Estados Unidos miles de ciudadanos explotaban de júbilo, en Phoenix, en el Estado de Arizona, bastión electoral del candidato republicano John McCain, lo que reinaba era la decepción. "Hemos llegado al final de un largo viaje. Los estadounidenses han hablado y han hablado claramente", señaló el senador por Arizona, que tuvo que contener a los simpatizantes reunidos cada vez que mencionaba el nombre de Obama para evitar abucheos y silbidos.

Y es que John McCain tuvo varias palabras de reconocimiento para su rival demócrata, especialmente por "inspirar la esperanza de tantos millones de estadounidenses que una vez pensaron erróneamente que tenían poca influencia en la elección de un presidente norteamericano". "Es algo que admiro profundamente y le elogio por conseguirlo", dijo el republicano, que también reconoció "el especial significado que tiene para los afroamericanos" la elección de Barack Obama como presidente.

"Son tiempos difíciles para nuestro país y le he prometido esta noche que haré todo lo que esté en mi mano para ayudarle a través de los retos que encararemos. Urjo a todos los estadounidenses que me apoyaron no sólo a felicitarle, sino a ofrecer a nuestro próximo presidente nuestra mejor voluntad y nuestro más serio esfuerzo para encontrar los necesarios compromisos para aparcar nuestras diferencias y restauremos nuestra prosperidad, defender nuestra seguridad en un mundo peligroso y dejar a nuestros hijos y nietos un país más fuerte y mejor del que heredamos", afirmó McCain.

El senador por Arizona exculpó de la derrota a sus seguidores, asegurando que "el fallo" ha sido suyo, antes de pronunciar unas palabras de agradecimiento hacia sus amigos, su mujer y su número dos, la gobernadora de Alaska Sarah Palin. "Es una de las mejores oradoras que nunca he visto y una impresionante nueva voz en nuestro partido para la reforma y para los principios que han sido siempre nuestra gran fortaleza", señaló, antes de sentenciar "miraremos con gran interés su futuro servicio por Alaska, el Partido Republicano y nuestro país".

"Hoy era el candidato a la oficina más importante del país al que amo y esta noche soy su servidor. Eso es bendición suficiente para cualquiera", destacó McCain, que concluyó proclamando: "Los estadounidenses nunca nos retiramos. Nunca nos rendimos. Nunca nos escondemos de la historia. Hacemos historia". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios