Mundo

Medvedev corona su gira latinoamericana con una reunión con Fidel Castro

  • El presidente ruso afianza los vínculos políticos con la región

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, se reunió ayer con el convaleciente líder cubano Fidel Castro y concluyó así su primera gira por Latinoamérica, que le llevó a Perú, Brasil, Venezuela y Cuba para afianzar los vínculos de su país con la región.

"Medvedev y Fidel Castro analizaron durante más de una hora diversos aspectos del desarrollo de la cooperación entre ambos países y varias cuestiones de la política internacional", dijo la portavoz del presidente ruso, Natalia Timakova.

Medvedev llegó a Cuba el jueves y se entrevistó con su homólogo Raúl Castro para ratificar un incremento de las relaciones bilaterales este año hasta un nivel sin precedente desde que Fidel Castro era el principal aliado de la Unión Soviética en América.

Al finalizar su apretada agenda, el presidente ruso se trasladó al balneario turístico de Varadero, a 200 kilómetros al este de La Habana, desde donde regresará a Moscú. Según dijeron fuentes rusas, el líder del Kremlin podría reposar "horas o días" en Varadero, lo que dependerá del clima y de "sus deseos".

En La Habana no se firmó ningún nuevo acuerdo durante su visita, pero la prensa oficial del país destacó que los dos presidentes "coincidieron en la importancia de continuar acrecentando los vínculos mutuos en diferentes campos, particularmente en el económico (...), e intercambiaron criterios acerca de la situación internacional".

La agenda incluyó una visita el jueves por la noche a la primera catedral ortodoxa rusa erigida en Cuba y la colocación de una ofrenda floral ayer en el mausoleo dedicado al Soldado Internacionalista Soviético.

Mevdeved llegó a La Habana procedente de Caracas, donde selló con el presidente venezolano, Hugo Chávez, una renovada cooperación bilateral mediante la firma de siete acuerdos que incluyen desde la explotación y refinado conjunto del petróleo venezolano hasta la cooperación nuclear con fines pacíficos.

Suscribieron también un "precontrato de compra" de dos aviones comerciales rusos para Conviasa, la aerolínea bandera de Venezuela creada por Chávez en 2006, y anunciaron para diciembre la creación de un banco ruso-venezolano.

Además, ambos visitaron la flota rusa que realizará maniobras con la Armada venezolana a partir del lunes.

La escala anterior de su recorrido fue Brasil, donde ambos gobiernos acordaron "profundizar" las relaciones comerciales, ampliar la cooperación militar y espacial, y unir sus voces en el escenario internacional como potencias emergentes.

Medvedev y el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, firmaron en Rio de Janeiro varios acuerdos, uno de ellos de cooperación técnico-militar que prohíbe expresamente la venta o transferencia de tecnología o de equipos a terceros países.

También se suscribió un convenio entre la Agencia Espacial Brasileña y la Agencia Federal Especial de Rusia (Roscosmos) que establece un mecanismo de cooperación para el uso y desarrollo del sistema ruso de navegación global por satélite.

Entidades militares de los dos gobiernos también ratificaron la compra de 12 helicópteros rusos de ataque Mi-35M para la Fuerza Aérea Brasileña.

En cuanto a la cooperación en energía, la compañía estatal rusa de gas Gazprom anunció que pretende abrir una oficina de representación en Río de Janeiro y que intentará asociarse con la brasileña Petrobras para aspirar a concesiones de crudo y gas en Brasil.

El presidente ruso comenzó su gira por Latinoamérica el último fin de semana al asistir en Lima a la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), tras la cual realizó su primera visita oficial por el país peruano.

Junto al presidente peruano, Alan García, firmó siete convenios referidos a cooperación militar, científica, cultural y antidrogas, así como para la transparencia electoral y la promoción del comercio exterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios