Miles de israelíes protestan contra la exclusión de la mujer y las agresiones de ultraortodoxos

  • El primer ministro se suma a las críticas y asegura que se llevará ante la Justicia a los responsables

Miles de israelíes se manifestaron ayer en Bet Shemesh, al suroeste de Jerusalén, contra la exclusión hacia las mujeres tras los recientes sucesos en los que varias de ellas han sido discriminadas y agredidas en actos públicos y autobuses por la comunidad ultraortodoxa.

Convocada bajo el lema de Venimos a dispersar la oscuridad, según una máxima de la fiesta judía de Janucá que concluye hoy, miles de mujeres y hombres se concentraron en una céntrica explanada de esa ciudad para demandar justicia y que las autoridades hagan cumplir la ley.

"Hay un profundo cambio que no hemos visto, y que comienza por colegios en los que no se enseña a los niños sionismo, (por gente) que piensa que las mujeres no valen y que creen que pueden quemar mezquitas", dijo en el acto la jefa de la oposición y dirigente de Kadima, Tzipi Livni, al denunciar recientes actos de discriminación sexual, étnica y religiosa. En el mismo también participaron la ministra de Cultura, Limor Livnat, y la jefa del Partido Laborista, Sheli Yejimovich.

Poco antes, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, se sumó a las críticas y aseguró que "la exclusión de la mujer de los espacios públicos contradice el espíritu del judaísmo y los principios democráticos sobre los que se fundó Israel. He pedido a todos los organismos que pongan fin a este fenómeno y lleven ante la Justicia a los que difamen y ataquen a las mujeres".

Bet Shemesh, de 80.000 habitantes, se ha convertido en el símbolo de la lucha contra la discriminación porque su creciente población ultraortodoxa ha impuesto normas de conducta que incluyen la separación entre sexos en colegios, calles y centros públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios