Monti afronta su primera huelga contra el plan de ajuste

  • Los sindicatos mayoritarios del país piden a los trabajadores que paren en sus tres últimas horas de trabajo como muestra de su desacuerdo con las medidas aprobadas sobre el sistema de pensiones.

El Gobierno tecnócrata de Italia presidido por Mario Monti afronta su primera jornada de movilizaciones con paros de tres horas convocados por los tres principales sindicatos contra un plan de ajuste que no consideran equitativo.

Los sindicatos mayoritarios del país, la Confederación General Italia del Trabajo (CGIL, en sus siglas en italiano), Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CISL), y Unión italiana del Trabajo (UIL), confirmaron la huelga prevista después de no alcanzar un acuerdo en una reunión con el presidente del Gobierno, Mario Monti.

Según la secretaria general del CGIL, Susanna Camusso, de Monti obtuvieron sólo "un compromiso genérico" sobre que "tendría en cuenta" las modificaciones que les han pedido los sindicatos.

Según los medios de comunicación, el primer ministro reiteró a los sindicatos la "urgente" necesidad de hacer estas reformas ante la grave situación económica del país.

Por primera vez desde hace más de dos años, los tres sindicatos plantearon juntos una movilización contra el plan de ajuste y reformas económicas por valor de 30.000 millones de euros aprobado el pasado domingo en Consejo de Ministros, y cuyas principales medidas son la reforma del sistema de pensiones.

Los sindicatos ya habían mostrado antes de su aprobación su rechazo al nuevo sistema que aumenta el tiempo de cotización para jubilarse y obtener las llamadas pensiones de antigüedad, que, a partir de 2012, será de 41 años para las mujeres y de 42 para los hombres, independientemente de la edad que se tenga.

También se eleva la edad mínima para poder jubilarse: en las mujeres se pasará de los 60 a los 62 años y los hombres de los 65 a los 66. En 2018 se equipará para todos en los 66 años.  Asimismo se congelan las pensiones superiores a 960 euros al mes y se mantiene la actualización basada en la inflación para aquellas que son inferiores.

El paro es solo el primero de una serie de movilizaciones contra el plan de ajuste que tendrá que afrontar el Ejecutivo de tecnócratas.  Los sindicatos han pedido a los trabajadores que paren en las últimas tres horas de su turno, pero para el sector público y los transportes la huelga será probablemente el próximo 16 de diciembre.

El paro será de ocho horas en el caso de los trabajadores de la metalurgia y el colectivo de tipógrafos ha llamado a la huelga durante toda la jornada, lo que pone en riesgo que los periódicos salgan a la venta el martes.

El jueves y el viernes le toca el turno a los transportes públicos, en su habitual cita de cada mes con los paros laborales para reivindicar mejores condiciones.

El viernes los trabajadores de la banca también están llamados a la huelga y el lunes día 19 los funcionarios, dos colectivos que han tenido que retrasar sus paros laborales por el tiempo previo con el que necesitar avisar de su pretensión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios