Moscú acusa a Occidente de "mentir abiertamente" en el caso del ex espía Skripal

El posible encuentro en "un futuro no demasiado lejano" entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, podría darse en la Casa Blanca, aunque aún no están concretados los detalles, informó ayer la portavoz presidencial, Sarah Sanders.

"Como el mismo presidente confirmó el 20 de marzo, horas después de su última llamada con el presidente Putin, los dos discutieron un encuentro bilateral 'en un futuro no demasiado lejano' en varios lugares potenciales, incluida la Casa Blanca", explicó Sanders en un comunicado. "No tenemos nada que añadir", agregó.

Sanders respondía así a la información salida de Moscú de que Trump habría propuesto a Putin en su última conversación telefónica reunirse en la residencia presidencial en Washington, según informó ayer Yuri Ushakov, asesor del jefe del Kremlin.

Ushakov expresó su confianza en que Washington no retire la propuesta planteada en la conversión entre ambos del 20 de marzo; es decir, antes de la reciente expulsión de diplomáticos debido al caso Skripal.

Ushakov calificó de "interesante" y "positiva" la idea, aunque agregó a renglón seguido que ambos mandatarios no llegaron a hablar de fechas o plazos concretos.

No obstante, admitió que, dada la tensión provocada por la mutua expulsión de diplomáticos y el cierre de consulados, "por supuesto, se hace difícil tratar la posibilidad de una cumbre"."Esperemos que la situación nos permita hacerlo. Como nosotros lo vemos, es algo importante y necesario para ambas partes y para toda la comunidad internacional", señaló.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aseguró a finales de marzo que Putin estaba dispuesto a reunirse con Trump, que le felicitó en su momento por la reelección en los comicios presidenciales del 18 de marzo.

EEUU ordenó el pasado lunes la expulsión de 60 funcionarios rusos y el cierre del consulado ruso en Seattle en respuesta al intento de asesinato en el Reino Unido del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija. Dos días después, Rusia respondió con la expulsión de 60 diplomáticos estadounidenses y el cierre del consulado general en San Petersburgo.

Por otro lado, Trump afirmó ayer que el plan DACA, que protege a miles de jóvenes indocumentados de la deportación, está "muerto" y urgió a México a frenar las supuestas "caravanas" de inmigrantes que se dirigen a EEUU.

"El DACA está muerto porque a los demócratas no les importa o no quisieron actuar (...) Ya no funciona. Debemos construir el muro y asegurar nuestras fronteras con legislación adecuada. ¡Los demócratas quieren que no haya fronteras y de ahí las drogas y el crimen!", escribió Trump en Twitter.

El mandatario confirmó así su giro sobre el DACA, ya que hasta ahora había insistido en que quería una solución para los jóvenes indocumentados acogidos a ese programa, conocidos como soñadores, y había responsabilizado a los demócratas del bloqueo de las negociaciones.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) fue proclamado en 2012 por Barack Obama, pero Trump ordenó que expirara en marzo de este año cuando amparaba a 690.000 personas, una decisión bloqueada temporalmente por los tribunales.

Rusia acusó ayer al Reino Unido, a EEUU y a otros países que "les siguen ciegamente" de olvidarse de los buenos modales y "mentir abiertamente" en el caso del envenenamiento del ex espía Sergei Skripal y su hija Yulia.

"Nuestros socios occidentales, sobre todo, el Reino Unido, EEUU y otros países que los siguen ciegamente, se han olvidado de los buenos modales y recurren abiertamente a la mentira y a la desinformación", dijo en una rueda de prensa Sergei Lavrov, ministro de Exteriores ruso.

Lavrov afirmó que Rusia responde "con sangre fría" pero exige que todas las acusaciones realizadas estén apoyadas en hechos. "Rusia no tiene nada que ver con el envenenamiento de los Skripal y estamos muy interesados, creo que más que ningún otro, en que se establezca la verdad y se conozca la suerte de nuestros ciudadanos", aseguró.

Reiteró que Rusia no tenía motivos para envenenar a los Skripal porque el ex agente, condenado en Rusia a 13 años por entregar secretos de Estado al Reino Unido, fue "indultado" y "liberado" en un intercambio de espías.

"Pero existen también otras explicaciones mencionadas por algunos expertos, según las cuales (acusar a Rusia) puede beneficiar a los servicios especiales británicos, conocidos por su capacidad de operar con licencia para matar", dijo Lavrov.

La semana pasada, Rusia anunció la expulsión de casi un centenar de diplomáticos de los países, en su mayoría de la UE, que se solidarizaron con el Reino Unido por el caso Skripal y que a comienzos de semana declararon persona non grata a un número elevado de diplomáticos rusos.

El Kremlin sostiene que no hace más que responder a acciones inamistosas y que está dispuesto al diálogo y a la cooperación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios