Moscú alerta a Washington del "riesgo" de guerra si ataca Siria

  • La Armada rusa se prepara para una intervención inminente de EEUU, que podría provocar una tensión sin precedentes desde la Guerra Fría

  • Trump dice ahora que "podría ser muy pronto, o no"

Un civil evacuado de Duma sostenía el miércoles a su bebé mientras observaba a través de la ventanilla de un autobús a su llegada a Alepo. Un civil evacuado de Duma sostenía el miércoles a su bebé mientras observaba a través de la ventanilla de un autobús a su llegada a Alepo.

Un civil evacuado de Duma sostenía el miércoles a su bebé mientras observaba a través de la ventanilla de un autobús a su llegada a Alepo. / aref tammawi / efe

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, avisó ayer de que hay riesgo de una "guerra" entre su país y EEUU si Washington decide lanzar un ataque contra Siria.

"No podemos excluir ninguna posibilidad, lamentablemente, porque hemos visto mensajes saliendo de Washington que son muy belicosos", dijo Nebenzia a los periodistas en la sede de Naciones Unidas. Según el diplomático ruso, la "prioridad inmediata es evitar el peligro de guerra", por lo que urgió a EEUU y sus aliados a no utilizar la fuerza contra Siria.

El jefe de la CIA afirma que 200 militares rusos fueron abatidos en una batalla en febrero

Sobre el terreno, la Armada rusa en Siria se prepara para un inminente ataque en plena escalada de la tensión militar entre el Kremlin y la Casa Blanca sin precedentes desde la Guerra Fría.

Los buques de superficie y los submarinos rusos atracados en la base de Tartus abandonaron ese puerto sirio por motivos de seguridad ante la posibilidad de que el presidente de EEUU, Donald Trump, cumpla sus amenazas.

"En caso de amenaza de ataque, los buques atracados uno junto al otro en el puerto salen a una zona de libre maniobra (mar abierto) para evitar que con un proyectil sea destruido más de un barco", confirmó ayer Vladimir Shamanov, jefe del comité de Defensa de la Duma o Cámara de Diputados.

El legislador subrayó que esa es una "práctica habitual" y que su objetivo es garantizar "la supervivencia" de los buques, estacionados en ese puerto desde tiempos de Hafez al Asad, el padre del actual mandatario, Bashar al Asad.

Además de los buques de pequeño tonelaje que se encuentran en Tartus, la Armada rusa cuenta con su propia flota en el Mediterráneo Oriental desde 2013, año en que regresó a la zona tras más de dos décadas de ausencia.

Según informó la Flota del mar Negro, cerca de las costas sirias navegan unos 15 buques militares y de abastecimiento rusos, que iniciaron el miércoles unas maniobras conjuntas. Entre ellos figuran las fragatas Admiral Grigorovich y Admiral Essen, ambas equipadas con misiles de crucero Kalibr.

"Mi apuesta es que habrá ataque. Puede ocurrir en los próximos días, en cualquier momento. La lógica dicta que esto le conviene a Trump y a Israel, que de hecho está provocando el ataque", comentó Leonid Ivashov, antiguo general soviético, a medios locales.

El destructor USS Donald Cook, armado con misiles Tomahawk y el sistema antimisiles Aegis, partió el lunes del puerto de Larnaca (Chipre) y se encuentra a menos de 100 kilómetros de Tartus. Según la prensa estadounidense, se le sumará en breve el destructor USS Porter, que participó hace un año en el bombardeo de la base siria de Shayrat después de otro supuesto ataque químico perpetrado por fuerzas leales a Damasco, como el presuntamente ocurrido el sábado en la ciudad de Duma.

Trump aseguró ayer por su parte que él "nunca" ha dicho cuando pensaba atacar Siria y que esta decisión podría ser tomada por su Administración "muy pronto o no". "Nunca he dicho cuándo se producirá el ataque a Siria. Podría ser muy pronto o no tan inmediato", afirmó el mandatario estadounidense en un mensaje en su cuenta de Twitter. "Veremos qué pasa. Estamos analizando la situación de manera muy seria. Es muy complicado que el mundo nos ponga en una situación como esa", agregó sin ofrecer más detalles.

Las declaraciones de Trump se producen tras una serie de mensajes en Twitter que añadieron confusión respecto a la respuesta de Washington al presunto ataque químico en Siria. El lunes dijo que se daría entre 24 y 48 horas para tomar una decisión y el miércoles amenazó directamente a Rusia para que se prepare para una ofensiva con "misiles" en Siria como represalia.

Ayer, en cambio, aseguró que "nunca" dijo cuándo pensaba atacar Siria y que esta decisión podría ser tomada por su Administración "muy pronto o no tan pronto".

Mientras tanto, el director de la CIA y actual candidato a dirigir el Departamento de Estado, Mike Pompeo, aseguró ayer que unos 200 militares rusos fueron abatidos en el enfrentamiento con las fuerzas de la coalición que tuvo lugar el pasado 7 de febrero en la región siria de Deir al Zur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios