Moscú sostiene que no hay hechos que indiquen su implicación en el envenenamiento del ex espía

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo ayer que no ha escuchado ningún hecho concreto que indique la presunta implicación de Moscú en el envenenamiento del ex espía Sergei Skripal en el Reino Unido.

"No hemos escuchado ningún hecho concreto, sólo hemos visto reportajes en televisión donde sus colegas dicen con caras serias que si ha sido Rusia habrá una respuesta que nunca olvidará", dijo Lavrov en una conferencia de prensa en Adis Abeba.

"Esto no es serio. Es pura propaganda y el colmo de la histeria", añadió el ministro, que ofreció la ayuda de Moscú en la investigación. "Si realmente hay interés en nuestra colaboración con esta investigación, si la ayuda de Rusia se necesita, estaremos dispuestos a examinar esta posibilidad, siempre y cuando tengamos los datos necesarios", dijo.

Lavrov también consideró que no es apropiado trazar paralelismos entre este caso y el de la muerte en 2006, también en el Reino Unido, de otro ex espía ruso, Alexander Litvinenko, envenenado con el Polonio-210 que alguien echó en una taza de té.

Por otro lado, casi 200 militares británicos participarán en Salisbury (sur de Inglaterra) en la investigación del envenenamiento de Skripal y su hija, Julia, informó ayer un portavoz del Ministerio de Defensa. Entre los 180 efectivos que se desplegarán figuran marines, miembros de la Fuerza Aérea Británica y otros expertos en armamento químico y labores de descontaminación de componentes químicos.

Previamente, la ministra británica de Interior, Amber Rudd, reveló que el estado de salud del ex espía, de 66 años, y el de su hija, de 33, continúa siendo "muy grave" después de que ambos fueran hallados el domingo inconscientes en un banco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios