Muere Ted Kennedy, el patriarca del histórico clan político de EEUU

  • El 'jefe' de la dinastía, que llevaba 47 años en el Senado, falleció a última hora del martes a causa de un cáncer cerebral · El senador demócrata deja un legado de lucha por la igualdad y la justicia

El senador Edward Kennedy, patriarca de la dinastía política más importante de la historia de EEUU, falleció a última hora del martes a los 77 años víctima de un cáncer cerebral, dejando un legado de lucha por la igualdad y la justicia.

El político, conocido como el León del Senado, al que dedicó 47 años de su carrera política, representaba a un clan que dominó la política de EEUU en los 60 y que cautivó al país y al resto del mundo con su glamour y sus desgracias.

Ted es el único de los hermanos Kennedy que ha fallecido en la vejez, ya que dos de sus hermanos, el presidente John F. Kennedy y el senador Robert F. Kennedy, fueron asesinados cuando se encontraban en lo más alto de sus carreras. El hermano mayor, Joseph P. Kennedy, murió en la II Guerra Mundial a los 29 años.

De los nueve descendientes del matrimonio formado por Joseph y Rose Kennedy sólo queda viva una hija, Jean Kennedy Smith, embajadora en Irlanda durante la Presidencia de Bill Clinton. Hace dos semanas murió otra de las hermanas, Eunice Kennedy Shriver.

La muerte del senador en su residencia de Hyannins Port, en Massachusetts, fue dada a conocer en la madrugada de ayer por su familia a través de un comunicado. "Hemos perdido el pilar central e insustituible de nuestra familia y la luz alegre de nuestra familia, pero la inspiración de su fe, su optimismo y perseverancia vivirá en nuestros corazones para siempre".

El senador fue diagnosticado de un cáncer cerebral en mayo de 2008, del que fue operado, aunque no se le pudo extirpar por completo. No obstante, su hijo, el congresista Patrick Kennedy, reconoció recientemente que había superado las expectativas de los médicos.

Pese a lo delicado de su situación, Kennedy apareció por sorpresa en la Convención Demócrata de Denver hace justo un año, donde acudió para respaldar la candidatura presidencial de Barack Obama. Con un discurso emotivo, lúcido y brillante, prometió estar presente cuando Obama tomara posesión de la Casa Blanca y así lo hizo, participando en los actos de investidura, donde sufrió un ligero desmayo.

En abril acudió a la Casa Blanca, cuando Obama firmó una ley que llevaba el nombre del senador, un duro luchador por la igualdad.

Su desaparición se produce en el momento en que más se le necesita, cuando se está discutiendo en el país su ansiada reforma del sistema de salud, como puso de manifiesto hace unos días el senador republicano y ex candidato presidencial John McCain.

Pese a su ausencia, Kennedy deja un legado de lucha por los derechos civiles y la igualdad de oportunidades para los más desfavorecidos a lo largo de su extensa trayectoria en el Senado, donde fue elegido en 1962, durante la Presidencia de su hermano John.

Sus ansias presidenciales se vieron dañadas tras un escándalo por un accidente sufrido en 1969, en el que murió una mujer. Compitió una vez por la Casa Blanca en 1980, pero perdió ante Jimmy Carter, que optaba a la reelección.

Ayer, las figuras más relevantes de la política estadounidense recordaron su herencia. Obama aseguró que con la muerte de Edward Kennedy, al que calificó del mejor senador de la historia contemporánea del EEUU, el país ha perdido a un "gran líder". En un comunicado, Obama -que precisamente se encuentra de vacaciones en Massachusetts, cerca del lugar donde ha fallecido el senador- mostró la tristeza con que él y su esposa Michelle conocieron la noticia de la muerte de "nuestro querido amigo Ted".

"Durante cinco décadas, cada pieza de legislación aprobada en materia económica, de derechos civiles o de salud dirigida a mejorar la calidad de vida de los estadounidenses lleva la impronta de Ted Kennedy o es resultado de sus esfuerzos", dijo Obama, quien agradeció el apoyo que le prestó el veterano senador cuando él llegó a la Cámara Alta, así como la "confianza y apoyo" que le dio durante su carrera presidencial.

Con su desaparición "un importante capítulo de nuestra historia llega a su fin. Nuestro país ha perdido a un gran líder, que eligió coger la antorcha de los caídos y que se convirtió en el más grande senador estadounidense de nuestros tiempos", apuntó.

Por su parte, el gobernador de California, el republicano Arnold Schwarzenegger -casado con una sobrina del senador, Maria Shriver- mostró también su tristeza por la muerte del veterano político, de quien dijo que es un "icono político" y "la roca de nuestra familia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios