La ONU paraliza por completo el reparto de comida en Gaza

  • La grave crisis de combustible en la Franja de Gaza lleva a las Naciones Unidas a suspender el reparto de comida de emergencia entre 650.000 refugiados palestinos

La grave crisis de combustible en la Franja de Gaza llevó hoy a las Naciones Unidas a paralizar por completo el reparto de comida de emergencia entre 650.000 refugiados palestinos del territorio.

El portavoz de la agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados palestinos UNRWA, Adnan Abu Hassna, advirtió de "mayores consecuencias" en el caso de que no se retome el suministro de combustible, en vista de que los refugiados afectados dependen ampliamente de los alimentos de Naciones Unidas. Debido a la escasez de combustible diesel y gasolina, los paquetes de alimentos ya no pueden llegar a los lugares de reparto. La UNRWA ya había anunciado el jueves el cese en la distribución.

No obstante, en declaraciones a la radio palestina, Abu Hassna se mostró optimista acerca de una rápida solución: "En base a nuestra experiencia, no creo que dure mucho tiempo, pues hay comunicaciones urgentes e intensas con la parte israelí a todos los niveles". Según el portavoz, pese a la suspensión del reparto de comida, la ONU seguirá prestando ayuda en el terreno de la educación y la salud. "Aunque también aquí tenemos problemas, porque muchos profesores, estudiantes, doctores y enfermeras tienen que acudir a sus puestos de trabajo a pie", añadió Abu Hassna.

Israel y la organización islamista palestina Hamás, que controla la Franja de Gaza desde el pasado junio, se acusan mutuamente de haber provocado la actual escasez de combustible. Según Israel, Hamás trata de fabricar una crisis energética para hacer parecer al Estado judío como culpable. Sin embargo, Hamás considera que la causa son los recortes en el abastecimiento por parte del Estado judío.

El gobierno israelí asegura que en la parte palestina del paso fronterizo de Najal Oz, en el norte de la Franja, se encuentran almacenados casi un millón de litros de diesel y gasolina, pero que los palestinos no han recogido combustible en un mes. Israel coordinó ya el miércoles con las autoridades petroleras palestinas una entrega de 100.000 litros de diesel y 20.000 litros de gasolina a la UNRWA. Sin embargo, cuando las cisternas acudieron a Najal Oz, un grupo de manifestantes impidió la recogida.

El vicepresidente de la Asociación de Gasolineras de Gaza, Mahmud al-Jozendar, admitió que en Najal Oz se encuentran almacenados 720.000 litros de diesel y 188.000 litros de gasolina. "En una situación normal, estas cantidades serían suficientes para un día, pero en vista de la crisis actual, se agotarían en menos de tres horas si fueran distribuidas", afirmó, instando a los líderes israelíes a no decir más "cosas ridículas" acerca de las causas de la escasez de combustible.

Israel comenzó a reforzar el bloqueo de la Franja de Gaza cuando Hamás se hizo con el poder en el territorio hace diez meses. Debido a ello, sólo se introducen en la Franja cantidades limitadas de alimentos, medicamentos y combustible. Desde que extremistas palestinos atacaran el puesto fronterizo de Najal Oz el pasado 6 de abril, Israel sólo ha permitido la entrada de gas de cocina y diesel para la única central eléctrica de la región.

Mientras tanto, una palestina de 14 años murió hoy durante enfrentamientos entre el Ejército israelí y milicianos palestinos en el norte de la Franja de Gaza. Según residentes locales citados por medios israelíes, decenas de tanques israelíes se adentraron antes de la salida del sol en la ciudad de Beit Lahiya, donde se registraron intensos tiroteos entre soldados y palestinos.

La joven Mariam Talat Maruf, hija de un dirigente local de Hamás, murió cuando granadas impactaron directamente en la casa de su familia, relataron testigos. Según los equipos de rescate, su cuerpo fue encontrado en las inmediaciones del edificio. En el ataque resultaron heridos también la madre y otros dos miembros de la familia, así como dos milicianos palestinos.

Israel había rechazado el viernes un alto el fuego de seis meses en la Franja de Gaza propuesto por Hamás. El gobierno de Olmert exige que la organización islamista ponga fin primero a los lanzamientos de cohetes contra ciudades israelíes, a todos los ataques terroristas y al contrabando a través de la frontera con Egipto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios