La OTAN y Rusia no logran avances con Kosovo ni las armas convencionales

  • Las tropas de la Alianza seguirán en la provincia serbia para evitar la violencia ante la anunciada independencia · Rice dice que la mediación de la 'troika' ha terminado y debe darse un nuevo paso

La OTAN y Rusia fracasaron ayer en su intento de acercar posiciones en los asuntos clave que los enfrentan, como el estatus de Kosovo, la provincia separatista serbia, o la suspensión del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (CFE, por sus siglas en inglés) por parte de Moscú.

"Fue una discusión enérgica e interesante, lo que no debería sorprender, dada la cantidad de asuntos importantes que se trataron", dijo el portavoz de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), James Apparthurai, tras una reunión de ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica celebrada ayer en Bruselas. "¿Cerramos las brechas? Muy sencillo: No", agregó el portavoz.

El consejo OTAN-Rusia fue establecido en 2002 como un foro regular para impulsar las relaciones entre las dos partes.

A pesar de que el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseguró que el consejo debe seguir siendo "un instrumento muy importante para la estabilidad y la seguridad", las conversaciones de ayer no aportaron acercamiento alguno.

"Con respecto a Kosovo hay una clara diferencia de perspectivas", advirtió Appathurai. Mientras que EEUU intenta dar con una solución rápida para la provincia separatista serbia, Lavrov volvió a rechazar un acuerdo que derive en una independencia de Kosovo y anunció que Rusia seguirá oponiéndose a cualquier solución que no cuente con el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU.

Rusia ya bloqueó el borrador de una resolución de la ONU, propuesto por Ahtisaari, que apuntaba a una "independencia supervisada" de la provincia.

Ayer acabó el plazo de la troika formada por EEUU, Rusia y la UE para encontrar una solución pactada al conflicto entre Serbia y la provincia administrada desde el año 1999 por Naciones Unidas, sin que las negociaciones hayan aportado hasta ahora una vía de consenso para resolver la complicada cuestión.

En este contexto, los líderes albano-kosovares anticiparon que declararían la independencia de forma unilateral en los próximos meses con respaldo de EEUU y de buena parte los países de la UE.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, sostuvo ayer que las negociaciones de la troika sobre el estatus de Kosovo están agotadas y que debe darse un nuevo paso.

La secretaria estadounidense, sin embargo, evitó manifestarse sobre un posible reconocimiento de su país a un Kosovo independiente: "Aún queda trabajo por hacer antes de que se puedan tomar decisiones".

Por el contrario, el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, anunció que no hay motivo para interrumpir las negociaciones y adelantó que presentará una moción ante el Consejo de Seguridad para impulsar su continuación.

Los ministros de la OTAN también acordaron en Bruselas que, independientemente del estatus final que asuma la provincia, el cuerpo mantendrá los más de 16.000 soldados que tiene desplegados en Kosovo.

"El compromiso continuado de la OTAN con la seguridad y la estabilidad de la región sigue siendo crucial. Por ese motivo actuaremos resueltamente contra cualquiera que intente recurrir a la violencia", advirtió además el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer.

La OTAN y Rusia tampoco lograron progresar con respecto al CFE, que los miembros de la alianza se disponen a ratificar y que Moscú suspenderá la próxima semana. El anuncio de esta medida fue recibido "con pesar" por la OTAN. "Para Europa, el tratado es una piedra fundamental de nuestra seguridad", explicó el ministro alemán, Frank-Walter Steinmeier, que confió en que la suspensión del tratado sea de corta duración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios