Consejo OTAN-Rusia

La OTAN pide una discusión "constructiva y pragmática" a Putin y Bush

  • En el Consejo OTAN-Rusia discutirán sus diferencias sobre Kosovo, la ampliación de la Alianza y el escudo antimisiles

Comentarios 3

El secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer, ha pedido una discusión "responsable, constructiva y pragmática" al comenzar el Consejo OTAN-Rusia en el que discutirán sus diferencias sobre Kosovo, la ampliación de la Alianza y el escudo antimisiles el presidente de EEUU, George Bush, y el ruso, Vladimir Putin.

El mandatario ruso hizo esperar durante más de media hora a los líderes de los veintiséis miembros de la OTAN, que el jueves le dieron una de cal y otra de arena al decidir por un lado dar su visto bueno al sistema de defensa estadounidense en Europa, y por otro rechazar un acercamiento de sus antiguas repúblicas de Georgia y Ucrania.

En la apertura del Consejo, De Hoop ha abogado por "encontrar un mínimo común denominador político" en los asuntos que diferencian a las dos partes, entre los que destacan la declaración de independencia de Kosovo, que Rusia rechaza, el acercamiento de la OTAN a sus fronteras o la progresiva instalación de elementos de defensa estadounidense en el viejo continente.

Los aliados van a tratar de convencer a Putin, que participa en este tipo de consejos por vez primera desde su instauración, de que no considere "una amenaza" el sistema de defensa antimisiles que la OTAN coordina con EEUU.

Llegarán a sugerir que se explore un futuro mecanismo compartido entre la organización y las dos potencias, según el texto de conclusiones aprobado ayer en la Cumbre de Bucarest.

De Hoop ha recordado recordó que entre los signatarios del acta de Roma de 2002, en la que se implantó este foro de cooperación, sólo están presentes tres de los líderes firmantes: Bush, Putin y el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen. Pero para los dos primeros será la última ocasión, ya que Putin dejará el cargo en mayo y Bush en enero.

"Lo que vamos a decidir hoy al más alto nivel es una fuerte señal de fortalecimiento de aquella declaración", dijo De Hoop Scheffer. Enfatizó también que "nuestra relación está influenciada por diferencias, pero también por intereses políticos comunes".

Según los medios moscovitas, Putin ha llegado a Bucarest con un discurso especialmente moderado.

Por su parte, la cumbre de Bucarest expresó el jueves su "preocupación" por las recientes "declaraciones y actuaciones" de Rusia en campos "clave" para la seguridad, como su retirada del Tratado de Armas Convencionales en Europa por divergencias en su actual configuración. No obstante, se mostró "dispuesta" a seguir trabajando con Moscú "como socios iguales" en materias de interés común.

La declaración aprobada por los veintiséis líderes de los países miembros de la Alianza considera que las discusiones bilaterales entre EEUU y Rusia en materias como el escudo antimisiles o la no proliferación de armas de destrucción masiva pueden servir al objetivo de una mayor cooperación con la OTAN.

Los 26 miembros de la Alianza han acordado dar su pleno apoyo al escudo antimisiles que EEUU quiere desplegar en Europa del Este y han reconocido la "sustancial protección" que el mismo dará a Europa frente a posibles ataques de Oriente Medio.

El documento recuerda que, desde el fin de la Guerra Fría, los aliados han reducido en un 90% su arsenal nuclear asignado a la OTAN.

Al mismo tiempo, se refiere a una "profunda preocupación" ante los riesgos de proliferación nuclear y del sistema de misiles balísticos en Irán y Corea del Norte.

En cuanto a Afganistán, la Alianza también espera profundizar en la colaboración con Rusia al respecto para el entrenamiento de oficiales antinarcóticos.

En el capítulo de los agradecimientos, los aliados aprecian la voluntad rusa de facilitar el tránsito a través de su territorio de material para la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios