La OTAN reconoce que la ampliación es un problema con Moscú

  • El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, negó que en el Consejo OTAN-Rusia se produjera una confrontación y señaló que el espíritu del encuentro fue positivo

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, reconoció que las futuras ampliaciones de la Alianza hacia el Este de Europa son un contencioso en las relaciones con Moscú, aunque negó que en el Consejo OTAN-Rusia se produjera una confrontación.

"Sería un error hablar de un choque de opiniones" en el debate mantenido entre las partes sobre las perspectivas de adhesión de Ucrania y Georgia, dos ex repúblicas soviéticas, dijo Scheffer.

"Está claro que la ampliación es un asunto contencioso entre la OTAN y Rusia. Pero vamos a ver más ampliaciones, estoy seguro al cien por ciento", dijo el secretario general.

"Es un asunto contencioso, pero no un asunto de confrontación", aseveró Scheffer en una rueda de prensa, tras la sesión en Bucarest.

En ese sentido, el secretario general señaló que el espíritu del encuentro fue positivo y que se produjo una discusión "honesta y abierta, en la que no se ocultaron puntos de vista".

En la reunión de hoy, que cerró la cumbre de líderes de la Alianza, participaron por última vez los dos fundadores de este Consejo OTAN-Rusia, el presidente saliente de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Ambos tienen previsto reunirse el domingo próximo en Sochi, en el Mar Negro, donde debatirán sobre los planes de EEUU de instalar un escudo antimisiles en Europa, que Rusia considera una amenaza contra su seguridad.

Scheffer dijo que este asunto no fue tratado en el Consejo, "probablemente porque Bush y Putin hablarán de ello en Sochi".

Agregó que la sesión sirvió para tratar los asuntos de desacuerdo entre las partes, como la situación en Kosovo, la ampliación de la OTAN hacia el Este de Europa y la suspensión rusa del Tratado de Armas Convencionales (FACE).

Un diplomático que estuvo presente en la reunión confirmó a EFE que el encuentro se produjo en un "ambiente constructivo pero duro", especialmente en el debate sobre el FACE.

Ese tratado fue suspendido el año pasado por Rusia como reacción a que los aliados no hayan ratificado la revisión del pacto, que organiza el reparto de armas en el continente europeo.

La OTAN pone como condición para la ratificación que Rusia garantice el cumplimiento del compromiso de retirar sus tropas de Moldavia y Georgia, dos antiguas ex repúblicas soviéticas con contenciosos territoriales.

Por otra parte, Scheffer destacó que las dos partes han acordado intensificar su cooperación en Afganistán.

El secretario general y el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, firmaron un acuerdo que permitirá a la OTAN transportar material militar "no letal" por Rusia hasta Afganistán para abastecer sus fuerzas en la misión ISAF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios