Obama arrasa en Carolina del Sur

  • Más del 80% de los electores negros se inclinaron a favor del senador por Illinois · El interés por estas primarias hace que la participación popular fuera un 75% más alta que en las de 2004

Comentarios 1

El senador Barack Obama arrasó en las primarias de Carolina del Sur en la carrera demócrata hacia la presidencia de Estados Unidos, gracias fundamentalmente al masivo apoyo de la población negra. El senador por Illinois obtuvo el 55 por ciento de los votos, frente al 27 por ciento de Hillary Clinton y el 18 por ciento para John Edwards. "En estas elecciones no se trata de elegir según la región de cada uno, la religión o el género. No se trata de ricos contra pobres, jóvenes contra viejos, ni blancos contra negros. Se trata (de una batalla) del pasado contra el futuro", dijo públicamente.

En su primera intervención tras obtener la victoria, Obama trató, según los analistas políticos, de atenuar la tensión racial que ha existido en la campaña en los últimos días, y evitar así que se le considere como "el candidato de los afroamericanos", lo que le podría perjudicar en el resto del país.

Ante una multitud eufórica por el triunfo, Obama rechazó la idea, "asumida por muchos, de que los afroamericanos no pueden votar por un blanco, o de que los blancos no puede votar por un negro, o de que los negros y los latinos no pueden ir juntos de la mano".

En una nueva muestra del extremo interés que la carrera presidencial está despertando en el electorado, la participación fue un 75 por ciento superior a la de 2004. Obama obtuvo el sábado más votos que todos los que se depositaron hace cuatro años.

"Esta noche, los cínicos que creyeron que lo que empezó en las nieves de Iowa era sólo una ilusión escucharon una historia muy diferente contada por la buena gente de Carolina del Sur", afirmó Obama en un nuevo discurso cargado de "cambio", "esperanza" e "ilusión".

Con este triunfo, Obama empata a dos con Clinton en el marcador particular entre los dos favoritos en la carrera demócrata.

La victoria de Carolina del Sur fue además con gran diferencia la más clara en las citas celebradas hasta ahora. En Iowa Obama ganó por ocho puntos porcentuales, en New Hampshire Clinton se impuso por dos y en Nevada lo hizo por seis.

"Después de cuatro grandes competiciones en cada esquina de este país, tenemos el mayor número de votos y de delegados, y la coalición más diversa de estadounidenses que hemos visto en mucho, mucho tiempo", agregó el senador por Illinois.

Según las encuestas a pie de urna de las grandes cadenas de televisión, Obama aplastó a sus rivales entre la población negra: obtuvo el 81 por ciento de sus votos, por sólo el 17 por ciento para Clinton. El voto blanco, por el contrario, se dividió entre la senadora y Edwards.

El resultado, sin embargo, es un arma de doble filo para el senador de 46 años. La polarización de la carrera entre votos "blancos y negros" es favorable a Clinton a largo plazo, y especialmente de cara al supermartes del 5 de febrero, cuando votarán más de una veintena de estados: al fin y al cabo, el porcentaje de la población estadounidense blanca sigue siendo el 80 por ciento, por apenas el 13 por ciento negra.

En Carolina del Sur, de hecho, la senadora Clinton prácticamente había reconocido tácitamente el triunfo de Obama: en los últimos días se dedicó a hacer campaña en otros estados y dejó en Carolina del Sur a su marido, Bill Clinton. Precisamente fue el ex presidente el que dio la cara en la y reconoció el triunfo: "Hillary lo felicitó y yo me sumo a eso. Ganó con justicia. Fuimos allí y pedimos a la gente que votase por nosotros. Votaron por él. Lo felicitamos". Pero ambos ya habían pasado página pensando en el supermartes, porque Bill habló desde Missouri y Hillary estaba en Tennessee., uno de los estados donde las cosas están más igualadas.

De cara al 5 de febrero se plantea como decisivo el papel que pueda interpretar Edwards. Una vez más volvió a quedarse lejos de Obama y Clinton, pero el caso de Carolina fue aún más doloroso: no sólo por ser su estado natal, sino porque en Carolina del Sur ganó en 2004, en su anterior intento de convertirse en presidente.

Pese a todo, John Edwards insiste en que seguirá en carrera "hasta el final".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios