Olmert y Abbas se comprometen a "no dar pasos" que perjudiquen un acuerdo de paz

  • La primera reunión entre ambos mandatarios después de Annapolis termina sin avances

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, se comprometieron ayer a "no dar pasos" que perjudiquen la consecución de un acuerdo final de paz, según portavoces de ambas partes.

Ni las fuentes palestinas ni las israelíes precisaron, no obstante, si el aparente nuevo clima de distensión entre los dos interlocutores incluye un entendimiento sobre las anunciadas construcciones en dos asentamientos judíos en el este de Jerusalén, un nuevo elemento discordante en el proceso de negociación.

Un alto funcionario del Gobierno israelí, citado por la radio pública bajo condición de anonimato, afirmó que en el encuentro que Olmert y Abbas celebraron en Jerusalén "se han superado nuestras divergencias", en aparente alusión a la edificación de 730 nuevas casas en los asentamientos judíos de Har Homa y Maale Adumin, en la zona oriental de la ciudad.

"La tensión ha quedado atrás", aseguró el funcionario, que añadió que ambos mandatarios se comprometieron a que "no darán ningún paso que pueda perjudicar la consecución de un tratado final de paz".

Portavoces de la delegación palestina calificaron por su parte de "seria y positiva" la entrevista pero no ofrecieron detalles sobre el contenido de las conversaciones.

"Hemos acordado aplicar todos los compromisos mutuos que aparecen en la Hoja de Ruta", dijo en declaraciones a la prensa local Saeb Erekat, consejero de Abbas.

La entrevista fue la primera de ambos desde que se reanudaron las negociaciones de paz entre sus representantes el pasado día 12, aunque sin progresos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios