La líder opositora de Osetia del Sur se proclama presidenta desafiando a su Gobierno y a Rusia

  • Las autoridades de la región separatista georgiana se resisten a reconocer su victoria electoral

La líder opositora Alla Dzhioyeva se proclamó ayer presidenta de Osetia del Sur en claro desafío a las autoridades de esa región separatista georgiana, que se resisten a reconocer su victoria electoral, y a Rusia, que apoyó a su rival.

"Las autoridades de Osetia del Sur han hecho caso omiso de la voluntad del pueblo y de manera anticonstitucional han anulado las elecciones, con lo que se han puesto fuera de la ley", declaró Dzhioyeva, ex ministra de Educación.

Dzhioyeva llamó a las autoridades a aceptar su proclamación, que calificó como la "única decisión acertada" que ella podía adoptar tras la decisión del Supremo de anular los comicios del domingo. "Las elecciones fueron declaradas válidas por la Comisión Electoral Central de la república y por los observadores internacionales", dijo.

Tras un llamamiento a la desobediencia civil, centenares de sus partidarios se congregaron ayer frente a la sede del Gobierno separatista en la capital, Tsjinvali, para exigir que las autoridades reconocieran su victoria en las urnas. Entonces, la Policía efectuó varios disparos al aire para impedir que los opositores asaltaran el edificio, donde se encontraban reunidos los miembros de la Comisión Electoral Central, a la que el Supremo ha prohibido publicar los resultados.

Tras varias horas de tensión, el presidente saliente, Eduard Kokoiti, que respaldó abiertamente al candidato oficialista, accedió a reunirse con la opositora, pero no cedió un ápice en sus demandas.

Centenares de opositores decidieron permanecer en la principal plaza de Tsjinvali hasta que sea admitida la victoria de su líder por las autoridades, en un movimiento bautizado como Revolución de las Nieves por el crudo frío que reina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios