El Parlamento serbio respalda el acuerdo para normalizar las relaciones con Kosovo

  • El acuerdo fue logrado después de diez rondas de difícil diálogo entre los primeros ministros serbio y kosovar, auspiciado por la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton.

El Parlamento de Serbia apoyó con una gran mayoría el acuerdo para la normalización de las relaciones con Kosovo, auspiciado por la Unión Europea (UE) tras seis meses de negociaciones. Después de más de diez horas de acalorado debate, apoyaron el informe 173 diputados de los partidos en el poder, la oposición y 24 se pronunciaron en contra. La Cámara baja serbia se reunió en una sesión extraordinaria para debatir el informe del Gobierno sobre el diálogo con Pristina, que recoge el acuerdo del pasado día 19.

Dado que Serbia no reconoce a Kosovo como Estado, el Parlamento no podía ratificar un documento sobre el acuerdo, pero sí aprobar un informe sobre el transcurso de las negociaciones en el que se incluyera su resultado, que fue ese pacto. Al inicio del debate, unos centenares de seguidores de organizaciones ultranacionalistas protestaron frente al Parlamento contra el acuerdo con Pristina.

El acuerdo entre Serbia y Kosovo fue logrado después de diez rondas de difícil diálogo entre los primeros ministros serbio, Ivica Dacic, y kosovar, Hashim Thaci, auspiciado por la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton. El compromiso tiene 15 puntos, centrados principalmente en la autonomía para los serbios que viven en Kosovo y en las competencias que asumirá la comunidad de municipios con mayoría serbia. Ambas partes se comprometen también a no bloquear sus respectivos accesos a la UE.

Los serbios del norte de Kosovo, por su parte, rechazaron el acuerdo con Pristina por considerar perjudicial para sus intereses que la autonomía pactada esté bajo la legislación kosovar, y anunciaron que no participarán en su aplicación, aunque las autoridades serbias tratan de pactar con ellos una solución. Belgrado espera ahora obtener la fecha de inicio de las negociaciones de ingreso en la UE. Avanzar en el diálogo entre las dos partes fue una condición exigida por Bruselas para que Serbia y Kosovo se encaminen hacia la integración comunitaria. Serbia no reconoce la autoproclamada independencia de Kosovo, que ha recibido el apoyo de Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no de Rusia, China y otros Estados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios