El Partido Comunista chino llora la muerte de un "viejo amigo"

  • Las primeras reacciones internacionales se sitúan entre el temor y la prudencia.

El gobernante Partido Comunista chino  ofreció sus condolencias a su aliada y vecina Corea del Norte por  la muerte de su máximo líder Kim Jong-il, al que consideró "un viejo  amigo" de China. 

"Expresamos nuestras más profundas condolencias y enviamos  nuestras sinceras consideraciones al pueblo norcoreano", dijo el  portavoz del Ministerio de Exterior, Ma Zhaoxu, a medios estatales. 

El Diario del Pueblo, la publicación oficial del partido, dedicó un homenaje al "viejo amigo del pueblo chino" en su página web,  detallando sus nueve visitas a China desde 1983.  La Televisión Central estatal china informó ampliamente sobre la  muerte de Kim y también mostró imágenes de sus visita a China. 

Al igual que China, otros países como Rusia, EE.UU. o Francia han mostrado ya sus primeras reacciones.

Rusia desea mantener sus relaciones de amistad

El país espera que Corea del Norte continúe la  política de acercamiento bilateral iniciada por Pyongyang y no espera  turbulencias políticas en el país tras la muerte de su máximo líder  Kim Jong-il. 

 "Esa pérdida dolorosa para Corea del Norte no frenará el  desarrollo de nuestra relación de amistad", dijo el ministro de  Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en Moscú, citado por la agencia de  noticias Interfax. 

 Al contrario de lo que hizo Corea del Sur, Rusia no elevó la  alerta de las fuerzas de combate en la frontera que comparte  con Corea del Norte. 

Rusia tampoco espera "turbulencias políticas", señaló por su parte  el responsable del Kremlin para la región del lejano oriente  ruso, Kosntantin Pulikovski. Kim comenzó temprano a regular su  herencia política, explicó. 

Rusia criticó en varias ocasiones el controvertido programa  nuclear norcoreano. Al mismo tiempo, Moscú quería sin embargo  incentivar el diálogo en cuestiones como política energética. Kim  impulsó con una visita a Rusia en agosto un nuevo comienzo en las  relaciones bilaterales. 

EE.UU.  reacciona con prudencia

"Seguimos de cerca las informaciones sobre la muerte de Kim Jong-Il. El presidente (Barack Obama) ha sido puesto al corriente, y estamos en estrecho contacto con nuestros aliados de Corea del Sur y Japón", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

"Seguimos comprometidos con la estabilidad en la península coreana, y con la libertad y seguridad de nuestros aliados", añadió Carney en un breve comunicado.

Reino Unido, "punto de inflexión"

El ministro del Exterior británico,  William Hague, señaló que la muerte del máximo líder norcoreano,  Kim Jong-il, puede ofrecer la posibilidad de un punto de inflexión en  la política del país comunista. 

Sus sucesores deben reconocer que la colaboración con la comunidad  internacional ofrece la mejor posibilidad de mejorar la calidad de  vida de la población, afirmó en un comunicado. 

 "Animamos a Corea del Norte a trabajar por la paz y la seguridad  en la región y a dar los pasos  necesarios para permitir retomar las  conversaciones a seis bandas para desmantelar las capacidades  nucleares de la península coreana", añade. 

Francia no comparte la tristeza de Pekín

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, afirmó que no comparte la tristeza expresada por Pekín por la muerte del dictador norcoreano, Kim Jong Il, al tiempo que manifestó su deseo de que ese país recobre la libertad.

"La muerte de un hombre no es nunca motivo de alegría, pero el sufrimiento de un pueblo me entristece", aseguró Juppé cuando le preguntaron si compartía el mensaje de "condolencias" de China tras el fallecimiento de Kim a los 69 años.

El ministro galo, que hizo estas declaraciones en Burdeos (suroeste), ciudad de la que es alcalde, aseguró que su país está "vigilante" ante la sucesión del líder con la esperanza de que el pueblo norcoreano "pueda recuperar su libertad algún día".

Juppé afirmó que el régimen de Pyongyang "está totalmente cerrado" y es "uno de los últimos" regímenes comunistas del planeta.

El ministro francés se refirió a los sucesivos intentos de diálogo que la comunidad internacional mantiene con Corea del Norte, en particular en lo que se refiere a los intentos de Pyongyang de dotarse de la bomba atómica.

"Hay un proceso de diálogo con Corea del Norte que tiene altibajos, pero hay que continuar con ese diálogo contando con el apoyo de China y de los otros países para que Corea del Norte renuncie a su arma nuclear", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios