Pervez Musharraf levanta el estado de excepción en Pakistán

  • El general asegura que el país "se ha salvado" gracias a la medida y promete que las elecciones serán limpias y justas

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, ayer el estado de excepción decretado hace un mes y medio, tal como había prometido, con el fin de despejar las dudas sobre la legalidad de las elecciones legislativas y provinciales previstas para el 8 de enero.

Sin embargo, la oposición y un sector importante de la comunidad internacional, así como las organizaciones de defensa de los derechos humanos, consideran que el levantamiento del estado de excepción no cambiará nada, pues el Gobierno hizo de antemano imposible todo recurso ante la Justicia contra las medidas y las enmiendas a la legislación que fueron promulgadas bajo dicho régimen. En particular, la destitución de los altos magistrados hostiles al régimen de Musharraf.

Musharraf, en un mensaje dirigido a la nación, dijo que el estado de excepción "ha salvado" a Pakistán y prometió que las elecciones de enero serán justas y transparentes, en un mensaje dirigido al país unas horas después de levantar el estado de excepción.

El general Musharraf, que tomó el poder hace más de ocho años gracias a un golpe de Estado militar sin derramamiento de sangre, había decretado esta ley de excepción el 3 de noviembre en esta República islámica y potencia nuclear de 160 millones de habitantes, pero prometió, tres semanas más tarde, levantarla antes del 16 de diciembre, inicio oficial de la campaña electoral.

Bajo este estado de excepción, las autoridades arrestaron, sin control alguno de la Justicia, a más de 5.000 opositores -que fueron liberados hace algunas semanas, salvo unos 30-, destituyeron a los principales magistrados del país que cuestionaban el poder de Musharraf y la legalidad de su reelección del 6 de octubre, e impusieron a los medios de comunicación una cierta censura, aunque ésta finalmente no fue eficaz. Musharraf nombró un nuevo orden judicial más dócil y un Gobierno interino fiel, con el fin de preparar las elecciones.

"Todos los derechos fundamentales han quedado restablecidos", aseguró a la AFP el ministro de Justicia, Afzal Haider. "El levantamiento del estado de excepción permitirá garantizar elecciones libres y justas", agregó.

A pesar de las sospechas sobre la legalidad de los comicios, los partidos de la oposición, tremendamente desunidos, los ex primeros ministros Benazir Bhutto y Nawaz Sharif, no lograron tampoco acordar un boicot a las elecciones.

El presidente paquistaní decretó el estado de excepción invocando la intromisión del poder judicial en la labor del gobierno y alegando la amenaza islamista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios