Pistoleros asesinan a al menos 21 personas en una mezquita en Nigeria

  • La Policía cree que se trata de una venganza de ladrones en represalia por una redada contra la banda en la que murieron varios miembros.

Al menos 21 personas perdieron la vida este domingo al ser tiroteadas por hombres armados a las puertas de una mezquita en el Estado nigeriano de Kaduna, en el norte del país, informó la Policía nigeriana. El ataque fue perpetrado en el pueblo de Dogon Dawa, a unos 120 kilómetros de Kaduna, la capital del Estado del mismo nombre,cuando los fieles musulmanes abandonaban al rezo matinal del domingo. "Creemos que se trata de un ataque de ladrones en represalia por una redada contra la banda, en la que perdieron a varios de sus hombres, a manos de la Policía y un grupo de vigilancia ciudadana", afirmó a los periodistas el comisario de la Policía provincial, Olufemi Adenaike, en una rueda de prensa celebrada en la capital del Estado.

El funcionario nigeriano confirmó que otras tantas personas resultaron heridas durante el ataque, por lo que no se descarta que la cifra de víctimas mortales pueda ascender en las próximas horas. Un líder tribal de la localidad de Dogon Dawa aseguró en condición de anonimato que un gran número de hombres armados atacaron la mezquita a primera hora de la mañana de este lunes, disparando contra las personas que se encontraban en el exterior, pero también a varias que todavía permanecían rezando en el interior del templo. Al menos ocho personas fallecieron dentro de la mezquita, mientras que otras trece perdieron la vida a las puertas del edificio, según relató la prensa local nigeriana.

El jefe tribal afirmó también que los asaltantes procedían del Estado vecino de Zamfara. La versión de la Policía disipó las primeras sospechas de que el suceso podría tratarse de un atentado de la secta islamista nigeriana Boko Haram, que han cometido numerosos atentados en el norte de Nigeria y en el centro del país contra comunidades cristianas y líderes musulmanes moderados.

El Estado norteño de Kaduna, de mayoría musulmana, ha sido escenario en repetidas ocasiones de ataques atribuidos a los radicales islámicos. El pasado mes de abril, durante la celebración de la Semana Santa cristiana, un coche bomba estalló en la zona comercial de Sardauna Crescent, en la ciudad de Kaduna, y se cobró la vida de al menos 38 personas. Boko Haram, cuyo nombre significa "la educación occidental es pecado", lucha por la implantación de un Estado islámico en el norte del país y su independencia del sur, de mayoría cristiana y rico en petróleo.

Los enfrentamientos entre comunidades cristianas y musulmanas son frecuentes en los estados del centro y norte de Nigeria, donde ambas religiones conviven en un inestable equilibrio. Desde 2009, cuando la Policía nigeriana acabó con el líder de Boko Haram, Mohammed Yusuf, los radicales han llevado a cabo una sangrienta campaña que ha acabado con unas 1.400 vidas, según los datos de la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch. Además de la amenaza terrorista, las bandas de ladrones y los robos y sabotajes en las regiones petrolíferas del Delta del Níger convierten a Nigeria en uno de los lugares más violentos del planeta.

Según el último informe de Naciones Unidas, Nigeria encabeza la lista de naciones con mayor número de asesinatos por habitante, junto a Honduras, El Salvador, Venezuela, Ruanda, Zambia y Malaui. Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de Africa, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios