La Policía australiana evita un gran atentado con la captura de varios extremistas

  • Los detenidos son de nacionalidad australiana pero de origen somalí y libanés

La Policía australiana detuvo en la madrugada del martes en Melbourne a varias personas sospechosas de tramar ataques terroristas contra un cuartel militar en el estado de Victoria, en el sureste del país, informaron las autoridades. "Podría haber sido el peor atentado terrorista en suelo australiano", dijo el comisario Tony Negus.

Los detenidos, que tienen entre 22 y 26 años, planeaban realizar un ataque suicida y llevaban siendo observados por las autoridades desde enero. Además, habían espiado el cuartel de Holsworths, en Sidney, y otras instalaciones militares. Su intención era matar a tantos soldados como fuera posible con armas automáticas.

Entre los detenidos se encuentran australianos de origen somalí y libanés, al parecer vinculados a extremistas en Somalia. Uno de los cinco ya fue acusado ayer formalmente de planear un atentado, pero se negó a comparecer en la sala de juicios. Según alegó, se lo impiden sus sentimientos religiosos. Otros tres detenidos están siendo interrogados y el último ya está en prisión por otro delito.

Unos 400 policías actuaron en la redada, que se realizó en las afueras de Melbourne y Colac. La planificación del ataque ya estaba en estado avanzado y de acuerdo a diversas páginas de Internet se trató de la segunda mayor operación antiterrorista en Australia. "Nos alegramos de que nuestra planificación temporal haya sido buena", dijo Negus sobre la operación. "Las investigaciones continúan, en Australia y fuera de sus fronteras", añadió.

El grupo está presuntamente relacionado con miembros de la organización Al Shabaah, vinculada a la red terrorista Al Qaeda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios