La Policía recibe la orden de tirar a matar en el sur del país

  • Los cuerpos de seguridad tratan de esta manera de controlar las violentas protestas desatadas por el asesinato de Bhutto en el principal feudo del Partido Popular de Pakistán (PPP)

Los cuerpos de seguridad de la región sureña paquistaní del Sindh han recibido órdenes de tirar a matar con vistas a controlar las violentas protestas desatadas por el asesinato de Benazir Bhutto, según informa la cadena televisiva Dawn Tv.

En la capital regional, Karachi, hay desplegados unos 10.000 miembros de los cuerpos de seguridad del estado, además de otros 6.000 en distintos puntos de la provincia, que sin embargo no han podido impedir incendios provocados por multitudes incontroladas en decenas de establecimientos comerciales.

La región del Sindh es el principal feudo del Partido Popular de Pakistán (PPP), que dirigía la ex primera ministra Benazir Bhutto.

Grupos de activistas del PPP atacaron varias sedes de la Liga Musulmana-Q, leal al presidente, Pervez Musharraf, a quien consideran responsable del atentado.

"Nuestra gente está protestando en las calles por este suceso tan triste", confirmó un portavoz de la formación, Ghulam Abbas.

En Sindh, la multitud quemó varias oficinas bancarias y trenes, mientras que en el distrito de Kashmore (Sindh), 15 personas resultaron heridas y al menos 100 presos de un penal escaparon cuando grupos de incontrolados prendieron fuego al centro.

Los disturbios, sin embargo, se han extendido a otros puntos del país, como la conflictiva provincia de la Frontera Noroeste, donde un grupo de exaltados asaltó y destruyó la sede provincial de la Liga Musulmana-Q.

Pakistán se dispone a vivir el entierro de la dirigente, cuyo cadáver fue transportado esta noche a su lugar de nacimiento, en el distrito de Larkana.

Allí, sus seguidores han quemado neumáticos, entre muestras de dolor por la muerte de Bhutto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios