Preocupación en Israel y Jordania por la presencia de rebeldes sirios en sus fronteras

"Durante 40 años no se disparó ni un solo tiro en dirección a Israel", señala un hombre con barba y gorro de lana en un reciente vídeo distribuido a través de internet. "Vamos a liberar los Altos del Golán y devolverlos al pueblo sirio libre", añade el presunto comandante rebelde sirio. Sus compañeros confirman esas palabras con tiros en el aire provenientes de sus armas automáticas. Se encuentran en el extremo este de los Altos del Golán, el territorio ocupado por Israel desde 1967 y en medio de la zona desmilitarizada controlada por las fuerzas de paz de la ONU.

A principios de mes, incluso 21 soldados de las Naciones Unidas fueron tomados de rehén durante tres días. La autenticidad del video no se puede comprobar, pero muestra exactamente el panorama que teme Israel: que las décadas de calma en la frontera norte de Israel pertenecen al pasado.

También Jordania sigue de cerca y cada vez con más preocupación los acontecimientos en la frontera. Jordania ya ha recibido 460.000 refugiados sirios. Es por eso que Israel y Jordania intensificaron las medidas de seguridad. Sobre todo, después de que el Ejército Libre de Siria (FSA) que lucha contra Al Assad tomó bajo su control unos 30 kilómetros de la frontera con Jordania e Israel. De inmediato, se registraron enfrentamientos con las tropas fronterizas israelíes en el Golán. Por ello, el ejército israelí está construyendo un nuevo cerco de seguridad en la frontera con Siria, de por sí ya fuertemente custodiada, y los reservistas serán reemplazados por las tropas regulares.

En el caso de Jordania, preocupan ante todo los yihadistas. Por eso, el ejército ha reforzado sus efectivos y se plantea la creación de una zona de exclusión para mantener a distancia a los grupos rebeldes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios