Prosiguen los combates a pedradas en el centro de El Cairo

  • La Academia Científica, que albergaba miles de libros antiguos, destruida por el fuego

Manifestantes y fuerzas de seguridad seguían ayer enfrentándose a pedradas en los alrededores de la sede del Consejo de Ministros y el Parlamento, en El Cairo, donde en los últimos tres días han muerto diez personas y al menos 494 han resultado heridas.

En la céntrica calle de Qasr al Aini, donde tienen lugar los choques, un muro de hormigón levantado a toda prisa por el Ejército en las últimas horas no impidió en la mañana de ayer que centenares de manifestantes lanzaran piedras contra el edificio del Gabinete, en la calle aledaña de Sheij Rihan, según comprobó Efe.

En la azotea de este inmueble, algunas decenas de hombres vestidos de paisano apedreaban a su vez a los manifestantes. Una testigo, Malak Turki, enfermera del hospital de campaña de la mezquita Omar Makram, dijo que las fuerzas de la Seguridad Central han perseguido a los manifestantes hasta el templo, situado en uno de los laterales de la plaza Tahrir.

Por su parte, un manifestante, Saad Zaglul, afirmó que los acampados ante la sede del Gobierno, que fueron desalojados de forma violenta por el Ejército la madrugada del viernes, son "revolucionarios pacíficos" y que entre ellos hay infiltrados "baltagueya" (matones) que intentan sabotear la protesta. "Los restos del Partido Nacional Democrático (del ex presidente Hosni Mubarak) contrataron a baltagueya para demostrar que los revolucionarios son saboteadores", aseguró.

Otro de los participantes en la protesta, Bilal Ismail, declaró que el Gobierno mandó a estos matones "quemar la sede de la Academia Científica de Egipto para echar la culpa a los manifestantes de haber cometido este crimen".

La sede de esta institución, situada en la esquina entre Qasr al Aini y Sheij Rijan, se quemó ayer por completo y del edificio, que albergaba centenares de miles de libros antiguos, sólo quedaban en pie las paredes humeantes después de que el techo se hundiera.

Uno de los sucesos más comentados entre los manifestantes ayer era la paliza que el sábado recibió una mujer, a quien los policías desnudaron y propinaron patadas en la cabeza y el pecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios