Putin ataca a EEUU porque "busca vasallos y no aliados"

  • El primer ministro ruso constata las actuales malas relaciones entre Moscú y Washington y critica a Gorbachov por no evitar la desintegración de la URSS

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, admitió ayer dificultades para establecer una alianza con Estados Unidos porque, según él, Washington no desea aliados, sino "vasallos". "Nos gustaría ser aliados de Estados Unidos, pero lo que vemos en la actualidad (...) no es una alianza. Muchas veces tengo la impresión de que Estados Unidos no desea aliados, porque ellos quieren vasallos", dijo Putin al responder a una larga serie de preguntas en directo en un programa de TV.

"La gente está cansada de los dictados de un único país", añadió.Sin embargo, agregó que Rusia "desea y construirá" mejores relaciones con Estados Unidos, donde hay "transformaciones" en marcha y donde la mayoría de la población ya no quiere "jugar el papel de policías del mundo".

Altos funcionarios rusos han elevado recientemente el tono de sus declaraciones con relación a Estados Unidos, sugiriendo una desaceleración de la reactivación de relaciones bilaterales, negociada por el presidente Dimitri Medvedev y su homólogo Barack Obama.

En el periodo en que fue presidente de Rusia (2000-2008), Putin mantuvo relaciones difíciles con los mandatarios estadounidenses, especialmente con George W. Bush.

Putin planifica su retorno al Kremlin en 2012, mediante las elecciones presidenciales previstas para marzo.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, también criticó al ex presidente soviético Mijail Gorbachov por permitir hace 20 años la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). "Había que luchar por la integridad territorial de nuestro Estado de manera más insistente, consecuente y osada, y no esconder la cabeza bajo la arena, dejando el culo al aire", dijo Putin, citado por las agencias rusas.

Putin, un reconocido nostálgico del Estado totalitario comunista, considera que "había que haber lanzado a tiempo la reforma económica de la Unión Soviética y fortalecer la reestructuración democrática en el país". Y subrayó que la situación en la Rusia de finales de los años 90 "era mucho más dramática que en los últimos años de la URSS".

"La economía se hubiera hundido como resultado de la crisis del 98, la esfera social estaba en cero y el Ejército dejó de existir. Y nos topamos con la agresión del terrorismo internacional, el separatismo y estalló una guerra civil. Y Rusia estaba al borde de la desintegración", dijo.

Putin añadió: "Y ustedes saben lo que yo comencé a hacer para conservar la integridad de la Federación de Rusia".

Desde las controvertidas elecciones parlamentarias del 4 de diciembre que estuvieron marcadas por las numerosas denuncias de fraude oficialista, Gorbachov ha sido inusualmente crítico con las autoridades rusas.

"El mejor paso por parte de las autoridades sería que presentaran su dimisión", aseguró Gorbachov en declaraciones a la emisora de radio Eco de Moscú.

Además, comentó a la agencia Interfax: "Los dirigentes del país deben admitir que tuvieron lugar numerosas falsificaciones y fraudes, y que los resultados no reflejan la voluntad de los electores".

Gorbachov ha llamado al Kremlin y el Gobierno a aceptar las demandas de anular los resultados electorales y convocar nuevos comicios legislativos, y ha advertido que, en caso contrario, la oposición podría recurrir a métodos no democráticos.

Las repúblicas soviéticas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el acta de defunción de la URSS al firmar el 8 de diciembre de 1991 el acuerdo de Bielovezhskaya Puscha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios