Putin llega a la cita con el 'éxito' de haber evitado el ingreso de Kiev y Tiflis

  • El presidente ruso en funciones mantiene hoy una reunión con la Alianza

El presidente norteamericano, George W. Bush, fracasó en su esfuerzo para ampliar la OTAN hacia la antigua Europa del este, en plena lucha de influencia con Rusia. En un periodo de delicadas relaciones entre Washington y Moscú, no puede negarse el protagonismo de Rusia a la hora de que la la OTAN rechazase otorgar de manera inmediata el estatuto de candidatos oficiales a la adhesión a Georgia y Ucrania.

La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, había indicado que Bush no buscaba "nada por debajo" de ese estatuto de candidatas. De este modo, y al igual que la OTAN, el presidente norteamericano se expuso al reproche de haber cedido a las presiones de Rusia, poco antes de la reunión de Putin con la OTAN, que tendrá lugar hoy, y de las entrevistas que mantendrá el fin de semana con el presidente ruso en funciones en Sochi, a orillas del Mar Negro.

Al saludar la invitación hecha a Albania y Croacia, pasando por alto los nombres de Georgia y Ucrania, Bush pareció enviar un mensaje a Rusia: "En el momento en que invitamos a nuevos miembros, decimos claramente que el progreso de la ampliación continuará", indicó el mandatario.

La hostilidad de Rusia ante la extensión de la OTAN hasta sus puertas y la inquietud sobre el equilibrio estratégico en Europa son para muchos las dos razones principales de la oposición de Alemania y Francia, en momentos en que el conflicto por la independencia unilateral de Kosovo y la defensa antimisiles ya tensan las relaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios