Putin 'acepta' ser primer ministro si Medvedev gana la presidencia

  • La formación oficialista Rusia Unida presenta oficialmente a su tándem paralas elecciones de marzo de 2008, de cuya victoria nadie tiene la menor duda

Comentarios 1

El viceprimer ministro Dimitri Medvedev fue proclamado ayer candidato presidencial del partido oficialista Rusia Unida y tendrá como jefe de Gobierno al actual presidente ruso, Vladimir Putin, si gana las elecciones del 2 de marzo de 2008.

De esta forma, el oficialismo ha apostado por el tándem Medvedev-Putin para garantizar la continuidad del rumbo político del Kremlin de los últimos ocho años.

"Si los ciudadanos de Rusia expresan su confianza a Dimitri Medvedev y lo eligen presidente del país, estoy dispuesto a encabezar el Gobierno", dijo Putin al intervenir en un congreso de Rusia Unida.

La aceptación de Putin de encabezar el Gobierno es la mejor garantía del triunfo de Medvedev en las urnas, pues la popularidad del jefe del Kremlin se ha disparado desde que ha "destapado" a su sucesor, y su gestión, según los últimos sondeos, ya cuenta con la aprobación del 87 por ciento de los rusos.

La propuesta del presidente de aprobar a Medvedev como candidato fue apoyada casi por unanimidad, con sólo un voto en contra, por el Congreso de Rusia Unida, en la que militan casi todos los ministros y más de 60 gobernadores de regiones rusas, aunque, paradójicamente, ni Putin ni su delfín.

El jefe del Kremlin dijo a los delegados del congreso que la candidatura de Medvedev es la "opción óptima" y expresó su seguridad de que el actual viceprimer ministro "cumplirá dignamente su labor en el más alto cargo del Estado".

Medvedev, dijo Putin, "es una persona extremadamente honesta" y añadió: "No da miedo ni vergüenza entregarle a esta persona las palancas de mando del país, el destino de Rusia". Agregó que durante su labor en el Gobierno "Medvedev, de (ser) un buen jurista y experto, se ha convertido en un brillante y firme administrador con una decidida visión de estadista".

Al mismo tiempo, se pronunció contra una redistribución de las funciones entre el presidente y el primer ministro, eventualidad que mencionaron algunos comentaristas después de que Medvedev la semana pasada anunciase que pediría a Putin que ocupara la jefatura del Gobierno.

En su intervención ante el congreso, el candidato oficialista al Kremlin subrayó la necesidad de "fortalecer el liderazgo de Rusia en el mundo", tarea que ha centrado la gestión de Putin durante sus dos mandatos en el Kremlin.

"Debemos edificar una Rusia moderna, próspera y socialmente orientada. Ésta es la opción del pueblo y la mía", indicó y añadió que "cumplir estos planes sólo es posible conjuntamente con su autor, Vladimir Putin" y con ayuda de la mayoría parlamentaria.

El presidente y su candidato a la sucesión destacaron la victoria de Rusia Unida en las elecciones legislativas del pasado día 2, en las que obtuvo el control absoluto de la Duma rusa.

Formalmente, la candidatura de Medvedev fue propuesta el pasado día diez por cuatro partidos políticos, los oficialistas Rusia Unida y Rusia Justa -que juntos suman 353 de los 450 escaños de la Duma- y dos pequeños partidos extraparlamentarios, Fuerza Cívica y el Partido Agrario.

La clase política recibió con entusiasmo la decisión del presidente de encabezar el futuro Gobierno y la aprobación de Medvedev, un tecnócrata de 42 años, con aureola de liberal bien visto en Occidente y uno de los pocos miembros del entorno próximo de Putin que no proviene de los servicios secretos. Medvedev fue la sombra de Putin durante 17 años, pues ambos provienen de San Petersburgo y estudiaron derecho en la misma universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios