Rajoy rechaza una negociación entre UE-Escocia por el 'Brexit'

  • El presidente del Gobierno español en funciones ha pedido al resto de líderes europeos "calma, serenidad y previsibilidad" y recuerda que los escoceses no son independientes.

Comentarios 1

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, ha pedido al resto de líderes europeos "calma, serenidad y previsibilidad" ante el proceso del Brexit y ha rechazado frontalmente una hipotética negociación de la Unión Europea (UE) con Escocia sobre su permanencia en el club comunitario. "Si el Reino Unido se va en la negociación, Escocia también se va de las instituciones de la Unión Europea", ha subrayado Rajoy en la conferencia de prensa que ha ofrecido en Bruselas al término de la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno europeos, a excepción del primer ministro británico, David Cameron, para analizar la hoja de ruta del Brexit.

Rajoy ha explicado que su petición de calma ante este proceso la ha planteado tanto en la reunión de hoy como en la del martes, en la que sí participó Cameron. Explicó que lo que cree que hay que hacer es esperar a que el Reino Unido pida la salida de la UE y se apliquen los pasos fijados en el artículo 50 del tratado de la Unión.

Desde la "tristeza" que supone el Brexit, ha subrayado que su prioridad es defender los intereses de los ciudadanos españoles y, en paralelo, el proyecto de integración europeo.

"En el momento actual y hasta que se despliegue todo el proceso previsto en ese artículo 50, todos los ciudadanos españoles residentes en el Reino Unido y todos los británicos residentes en España, conservan sus derechos como ciudadanos europeos, como trabajadores, empresarios, pensionistas, estudiantes o turistas", ha recalcado.

Rajoy ha explicado que el deseo común de los Veintisiete es que, en el futuro, el Reino Unido sea un socio cercano de la Unión en un equilibrio de derechos y obligaciones. El presidente del ejecutivo español en funciones ha subrayado que España no está dispuesta a que haya una negociación de Escocia con la UE al margen de la que ha de mantener el Reino Unido. Ha explicado que quería ser muy claro en este asunto y que las diversas regiones en todos los países tienen su espacio institucional y sus ámbitos de competencia en las instituciones europeas. "Dicho esto, estamos hablando de un proceso que tiene que ser ordenado, tranquilo, de un país que quiere separarse de la UE", ha añadido.

En consecuencia, ha explicado que "las competencias de Escocia para negociar con la Unión Europea son ninguna, y el Gobierno español se opone, y estoy convencido de que en esto coincidimos con todo el mundo -ha precisado-, a que estas negociaciones se hagan con alguien distinto del Gobierno del Reino Unido". "Lo demás son problemas internos del Reino Unido. Pero yo estoy radicalmente en contra, los tratados están radicalmente en contra y creo que todo el mundo está radicalmente en contra de eso", ha añadido.

Respecto a lo que pueda ocurrir en el futuro, ha precisado que no le corresponde a él decidirlo. Al preguntarle si, por tanto, España vetaría la entrada de una Escocia independiente en la UE, ha subrayado la trascendencia de "en lo que se está ahora". "Y en lo que se está es en que el interlocutor único para este asunto complejo, difícil y que puede traer consecuencias, es el Reino Unido", ha explicado antes de insistir en que, con independencia de lo que pueda pasar en el futuro, "en cuanto el Reino Unido llegue a un acuerdo con la UE para irse, Escocia también se va".

Además, ha desligado cualquier influencia de la salida del Reino Unido de la UE respecto de las aspiraciones independentistas de Cataluña. "El hecho de que el Reino Unido se vaya de la UE nada tiene que ver con los planteamientos que hacen algunos dirigentes políticos en Cataluña", ha señalado antes de insistir en que "el Reino Unido se va y con él se van todos los que forman parte del Reino Unido" y eso "nada tiene que ver con Cataluña".

Respecto a la visita a Bruselas de la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, a quien han recibido en las instituciones europeas para analizar el Brexit, Rajoy ha dicho que a algunos les puede parecer bien que eso ocurra. "Pero los efectos prácticos de eso son ninguno. No podemos liquidar las normas que nos hemos dado", ha afirmado. Respecto a Escocia, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha asegurado que esa región británica "se ha ganado el derecho a ser escuchada en Bruselas". "Escucharé con atención" a Sturgeon, dijo Juncker, quien aún ha de reunirse con ella y que garantizó que en cualquier caso "no vamos a interferir" en un proceso británico.

Sturgeon dice no le sorprende respuesta Rajoy

Sturgeon dijo no estar sorprendida por la respuesta de Rajoy sobre las aspiraciones de esa región de seguir en la UE tras la salida de Reino Unido del club comunitario. "No me sorprende en este momento", dijo Sturgeon en rueda de prensa sobre la reacción de Rajoy, a la vez que añadió que "estamos en una etapa temprana".

Sturgeon explicó que lo que busca es "que cuando empiece la negociación entre el Reino Unido y la UE, que no sabemos cuándo ocurrirá aún, todas las opciones se consideren y que los intereses de Escocia estén representados". "Por mi parte he enfatizado que Escocia quiere seguir siendo parte de la UE y tengo un deber como ministra principal de buscar la manera de responder a la voluntad democrática de Escocia", dijo Sturgeon, que recordó que en su región más del 60% de la población votó por permanecer en el club comunitario. "Si se llega a un punto en que parece que la única manera de mantener la relación de Escocia con la UE es mediante la opción de convertirnos en un país independiente, creo que es una opción que se planteará", advirtió la ministra principal escocesa, que subrayó que actualmente "no estamos en ese punto". Aseguró, además, que no "subestima las dificultades" que afrontan las aspiraciones escocesas.

Por otra parte, reconoció que en Bruselas ha observado tras el referendo británico "preocupación" por el impacto "no sólo en el Reino Unido o Escocia, sino en todos los países de la UE". No obstante, concluyó que se va con una sensación "optimista" tras su visita a la capital europea, donde ha encontrado, dijo, "una voluntad de escuchar". "He visto muchas caras sonrientes", indicó la titular escocesa, que añadió que muchas de las personas con las que se ha entrevistado han deseado suerte a Escocia en su deseo de permanecer en la Unión. "Mi viaje hoy ha sido efectivo y estoy deseando continuar estas conversaciones en el futuro", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios