El Reino Unido reclama a la UE sanciones contra el sector financiero iraní

  • La ministra española en funciones de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, también confía en la propuesta aunque de momento no pretende cerrar las embajadas.

El Reino Unido agradeció a sus socios de la Unión Europea (UE) el apoyo mostrado tras los ataques a su embajada en Teherán y confió en que el bloque apruebe nuevas sanciones contra Irán y, en concreto, a su sector financiero.

"Espero que acordemos medidas adicionales que supongan una intensificación de la presión económica sobre Irán (...), particularmente para incrementar el aislamiento del sector financiero iraní", indicó el ministro de Exteriores británico, William Hague, a su llegada a una reunión con sus homólogos europeos.

Hague no quiso avanzar qué medidas concretas se discutirán, pero confirmó que también estará sobre la mesa la opción de un embargo a las importaciones de crudo iraní.

Por su parte, el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, se declaró dispuesto a apoyar una sanción contra el petróleo, aunque expresó dudas sobre su efectividad.

Según fuentes comunitarias, también se podría actuar contra su Banco Central en un intento por atacar las finanzas iraníes, tal y como pide Londres.

Además, la UE ampliará la lista de personas sancionadas por su relación con el programa nuclear de Teherán, añadiendo alrededor de 180 nuevos nombres en los que ya venía trabajando desde hace semanas, tras el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Hague, a su llegada a Bruselas, destacó la solidaridad demostrada tras el ataque a la embajada del Reino Unido en la capital iraní por todos los socios europeos, muchos de los cuales han llamado a consultas a los embajadores tras el incidente y otros, como Alemania, Francia y Holanda, han procedido directamente a retirarlos.

La Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, subrayó el "enorme apoyo" de los Veintisiete a Londres tras la "horrible experiencia" vivida en su misión diplomática. "Estamos consternados y alarmados por los ataques contra la misión británica", indicó Bildt minutos antes.

Según el jefe de la diplomacia sueca, esas acciones son "un signo muy preocupante de ciertas fuerzas políticas y tendencias en Teherán".  "Uno esperaría que el régimen iraní, por su propio interés, tomase acción firme contra esos fanáticos sean quienes sean", añadió.

Hague, por su parte, denunció el "vínculo" que a su juicio se da entre Irán y lo que ocurre en Siria, que será el otro gran punto de interés del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE.

Según el ministro británico, Teherán ha estado prestando apoyo a la represión ejercida por el régimen de Bachar al Asad y aumentando también sus ataques contra la oposición dentro del país, en lo que calificó como "un gran paso atrás" para Irán

España también espera medidas

"Está por decidir en qué momento se aplicarían dichas sanciones, a partir de cuando entrarían en vigor y en qué medida podrían afectar a la importación", señaló Jiménez, que sin embargo aseguró que la discusión está "en una etapa final" y confió en que pueda cerrarse.

La ministra española reconoció que "algunos países tienen intereses comerciales y petroleros en Irán", pero se mostró confiada en la posibilidad de tomar una decisión que sea "un mensaje fuerte y de dureza hacia Irán" y al mismo tiempo permita "preservar" esos intereses económicos.

Todas esas sanciones, recordó Jiménez, vienen discutiéndose a raíz del último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Jiménez calificó el asalto del lunes como "absolutamente intolerable" y recordó que España ha llamado al embajador de Irán en Madrid para pedir explicaciones sobre lo sucedido y ha decidido que no se presente en Teherán el nuevo embajador español, ya nombrado.  Además, aseguró que el gobierno está estudiando la posibilidad de llamar a consultas a su representante diplomático, tal y como han hecho algunos países europeos.

Sin embargo, Jiménez opinó que no hay voluntad en Europa de cerrar las embajadas, "entre otras cosas porque es una medida que a largo plazo no tiene eficacia a la hora de hacer un seguimiento de la evolución de la situación", señaló.

La ministra española insistió en la necesidad de mantener con Irán la doble vía de diálogo diplomático y sanciones que ha utilizado en los últimos años la UE y aseguró que "nadie ha hablado" de la posibilidad de una eventual intervención militar en el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios