El triunfo de Romney en Michigan añade incertidumbre a la carrera republicana

  • Mitt Romney ha obtenido más votos que Johan McCain y Mike Huckabee y su victoria se interpreta como positiva para las posibilidades de Rudy Giuliani, que no se ha presentado en este estado

Comentarios 0

La victoria del ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney en las primarias de Michigan añade más incertidumbre a la carrera para designar al candidato republicano a la presidencia del país al superar al senador por Arizona, John McCain.

Con algo casi el 80 por ciento de los votos escrutados, Romney lidera el cómputo con el 40 por ciento, seguido por el senador por Arizona John McCain con el 30 por ciento y en tercer lugar el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, con el 15 por ciento. Nada más confirmarse los resultados, Romney se ha dirigido a sus seguidores para decir que "la victoria de esta noche es la victoria del optimismo sobre el pesimismo de Washington".

La victoria de Romney y el segundo puesto de McCain son interpretados por los analistas como un buen resultado para el ex alcalde de Nueva York, Rudy Guliani, quien había decidido no hacer campaña en Michigan para concentrar todos sus esfuerzos en Florida.

El propio presidente de la campaña de Guliani, el multimillonario Steve Forbes, se muestra satisfecho con los resultados porque siguen sin mostrar un claro líder en el lado republicano. En declaraciones a la cadena de televisión CNN, Forbes ha afirmado que "la derrota de McCain subraya la fluidez (de la carrera a la candidatura) y que Rudy Guliani acertó cuando decidió concentrarse en Florida. Esto es un intenso maratón y no una carrera corta".

Forbes asegura que si Guliani gana en Florida el próximo 29 de enero, "se colocará en una buena posición para el Supermartes", el 5 de febrero, día en que los republicanos celebrarán votaciones en 21 estados para elegir a alrededor de 1.000 delegados.

Nada más conocer su victoria en Michigan, Romney se ha lanzado al ataque, especialmente contra McCain, quien tras su victoria en Nueva Hampshire había empezado a ser el favorito para hacerse con la candidatura republicana en la convención de septiembre. "La victoria de esta noche es la victoria del optimismo sobre el pesimismo de Washington", afirma Romney en clara referencia al senador por Arizona.

Durante su campaña en Michigan, McCain ha afirmado que hay que aceptar la desaparición de miles de puestos de trabajo en el sector del automóvil -el motor económico de Michigan- como una realidad que no se puede cambiar. Romney, que ha hecho campaña prometiendo recuperar el antiguo esplendor del sector, ha añadido que él estaba dispuesto a luchar por cada puesto de trabajo y que "nunca" aceptara la derrota de "ninguna industria del país".

Los analistas habían señalado que Romney necesitaba de forma desesperada ganar en Michigan, el estado que su padre gobernó en los años 1960 y en el que nació, para mantener vivas sus esperanzas de hacerse con la nominación republicana a la presidencia. Ahora, la siguiente cita electoral, las primarias de Carolina del Sur, el próximo 19 de enero, gana más importancia.

Precisamente, Huckabee abrió su discurso en la noche del martes afirmando que va a ganar en Carolina del Sur. En declaraciones a la CNN, Huckabee ha confirmado que no va a arrojar la toalla a pesar de su tercer puesto en Michigan y que seguirá en la lucha hasta el final.

Tras los resultados de Michigan, Huckabee y McCain se encuentran empatados en el número de delegados al tener ambos 18. Romney se sitúa a la cabeza con 34. McCain también pone buena cara ante los resultados de Michigan. "Hemos salido bastante bien. Y desde luego hemos demostrado que no nos importa luchar", ha dicho el senador. "Respeto la decisión de los electores de Michigan. Agradezco su consideración. Ahora vamos a continuar la lucha", añade.

En el lado demócrata, como estaba previsto, la victoria fue para Hillary Clinton. Pero su victoria es prácticamente insignificante porque el Comité Nacional Democrático decidió que los delegados de Michigan no podrán votar durante la convención como castigo por su decisión de adelantar sin permiso la fecha de las primarias. Mientras que Barack Obama y John Edwards decidieron retirar sus nombres de las papeletas en solidaridad con la decisión del partido, Clinton lo mantuvo, por lo que se hizo con casi el 60 por ciento de los votos emitidos.

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios