Rousseff dice que luchará por la Presidencia "en todas las trincheras"

  • La mandataria brasileña denunciará ante la ONU el "golpe" enmascarado en su proceso de destitución

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó ayer que luchará "en todas las trincheras" para evitar su destitución, de la que quedó a un paso con el avance al Senado del trámite del juicio político contra ella.

Rousseff reiteró, en una rueda de prensa con blogueros de izquierdas, que el proceso sobre su destitución es un "golpe" de Estado y una "elección indirecta travestida" de juicio político, según partes de la entrevista divulgados por el Palacio de Planalto.

La mandataria sostuvo que quien trata de sustituirla "y conspiró para ello", en alusión al vicepresidente, Michel Temer, carece de legitimidad, pues "la única forma de legitimarse en democracia es el voto popular".

En la rueda de prensa, Rousseff reiteró que en este proceso "está en juego la democracia" y, por ello, aseguró que luchará "en todas las trincheras" e irá "donde sea necesario" con el objetivo de "derrotar este golpe".

Rousseff viajó ayer a Nueva York con el propósito de llevar a la ONU el viernes su denuncia de que sufre un intento de "golpe" de Estado. El viaje tiene como propósito la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, en cuyas negociaciones Brasil participó activamente, pero la ocasión servirá para que la mandataria exponga la crisis en que se encuentra el país y también su propia situación. Fuentes cercanas a la Presidencia dijeron a Efe que una de las intenciones de Rousseff es aprovechar el escenario de la ONU y la presencia de decenas de jefes de Estado y de Gobierno para denunciar las intenciones "golpistas" que percibe detrás del proceso que puede abreviar su mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios