Rusia y China cierran un acuerdo de gas por casi 300.000 millones de euros

  • El nuevo acuerdo podría reforzar la posición de Rusia en la disputa con Ucrania y la UE, de cara al encuentro sobre el gas entre Bruselas, Kiev y Moscú previsto el próximo lunes.

Comentarios 6

Tras negociar durante años, Rusia y China firmaron un acuerdo de suministro de gas por más de 400.000 millones de dólares (292.000 millones de euros), durante la visita del presidente chino, Vladimir Putin, a Shanghai. El acuerdo para el suministro de gas ruso a China durante 30 años es el mayor en la historia soviética y rusa, dijo Putin, citado por la agencia de noticias Itar Tass, que junto a su homólogo chino, Xi Jinping, presenció la firma del acuerdo en la ciudad china. 

Los consorcios energéticos estatales de ambos países alcanzaron el acuerdo por el cual Gazprom suministrará a su socia china China National Petroleum Corporation (CNPC) al menos 38.000 millones de metros cúbicos anuales a partir de 2018, dijo el presidente de Gazprom, Alexei Miller, citado por la agencia de noticias Interfax. CNPC confirmó el acuerdo para importar gas por un gasoducto desde los campos cercanos a Irkutsk, en Siberia. 

"Es un gran acuerdo para Gazprom. No hay un contrato así con ninguna otra empresa", señaló Miller, que añadió que la firma rusa podría recibir pagos por adelantado. Tras el anuncio del acuerdo las acciones de Gazprom se revalorizaron un uno por ciento en la Bolsa de Moscú. "Para Rusia supone el acceso a un nuevo gran mercado en desarrollo y China obtendrá un fuerte impulso al desarrollo económico y la mejora medioambiental", señalaron Miller y el líder de CNPC, Zhou Jiping. 

Gazprom construirá un nuevo gasoducto para suministrar gas a China. Ambos países invertirán, según Putin, 70.000 millones de dólares (unos 51.000 millones de euros) en infraestructuras y gasoductos para poner en práctica el acuerdo. El jefe de Estado y partido chino, Xi Jinping, ya había manifestado su intención de firmar un acuerdo similar durante la visita que realizó a Moscú hace alrededor de un año, pero entonces los negociadores no pudieron ponerse de acuerdo en el precio del suministro. En total, los pagos durante 30 años se elevan a unos 400.000 millones de dólares. 

Miller no ofreció detalles sobre el precio y dijo que la cuantía de las cifras son "secreto empresarial". China quería un precio fijo por el gas, mientras Rusia prefería pactarlo en función del mercado. Interfax informó, citando a círculos de la negociación, que CNP pagará "más de 350 dólares" por 1.000 metros cúbicos de gas. Rusia pedía originalmente 400 dólares. El conflicto de Ucrania llevó posiblemente a Rusia a hacer concesiones en las negociaciones, ya que ante las amenazas de Estados Unidos y de la Unión Europea, Moscú se ha visto obligado a buscar con urgencia nuevos compradores para su gas, señaló el experto en política exterior Cheng Xiaohe, de la Universidad Popular de Pekín. Además los precios internacionales del gas cayeron en los últimos años, lo que hizo que Pekín y Moscú acercaran posturas. 

El nuevo acuerdo podría reforzar la posición de Rusia en la disputa con Ucrania y la UE, de cara al encuentro sobre el gas entre Bruselas, Kiev y Moscú previsto el próximo lunes. Gazprom ha amenazado con dejar de suministrar gas a Ucrania a partir del 3 de junio, debido a las deudas que Kiev no salda con al empesa, lo que podría provocar problemas también en territorio de la UE. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, llamó a Rusia a mantener sus contratos gasistas con la UE y Ucrania mientras prosigan las conversaciones entre Kiev y Moscú respecto al precio. 

Putin y Xi acordaron el martes una "cooperación energética de amplio alcance" de la que también Pekín podría sacar beneficios, pues intenta desde hace años dejar de depender del carbón. Además, supervisaron la firma de otros 49 tratados. Xi Jinping aprovechó la visita de Putin y otros representantes gubernamentales a Shanghai para la conferencia de seguridad CICA para pronunciar un discurso de principios: Asia debe colaborar más en la política de seguridad del continente y solucionar conflictos dentro de la región, exigió ante los representantes de los 24 países miembro de la organización, en lo que los analistas chinos vieron como un llamamiento a Estados Unidos a inmiscuirse menos en los conflictos asiáticos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios