Serbia y Kosovo logran reconciliarse

  • Belgrado y Pristina alcanzan un acuerdo que dotará a las comunidades serbias del norte de su provincia independizada en 2008 contar con Policía y tribunales propios y que les acerca a la UE

Serbia y Kosovo dieron ayer un importante paso hacia la reconciliación y hacia un posible futuro dentro de la Unión Europea (UE) con un acuerdo para normalizar sus relaciones calificado de "histórico" por los Veintisiete.

Los primeros ministros serbio, Ivica Dacic, y kosovar, Hashim Thaci, culminaron con éxito seis meses de complejas negociaciones, que cristalizaron en un compromiso de 15 puntos llamado a solventar algunos de los puntos más tensos de su frágil relación.

El documento, que aún debe ser confirmado por los dos gobiernos de vuelta en las capitales, era un requisito fundamental puesto por la UE para iniciar las negociaciones de adhesión con Serbia y las de un acuerdo de Estabilización y Asociación -considerado un paso previo- con Kosovo.

"Esto es el comienzo de una nueva era", dijo Thaci en declaraciones a los periodistas al término de la reunión, la décima de este tipo que ha mantenido con Dacic en Bruselas. Thaci reconoció que el compromiso "no ha sido fácil" y aseguró que "habrá gente en ambos países que no va a estar muy contenta", pero defendió que el pacto es "la mejor solución posible para nuestro país, para Serbia y para la Unión Europea".

Dacic, por su parte, se mostró más cauto e insistió en que el acuerdo debe ser confirmado por el Gobierno en Belgrado, para lo que se dio de plazo hasta el lunes.

El texto incluye, entre otras cosas, un compromiso por el que Pristina dará autonomía a la mayoría serbia del norte de Kosovo, a cambio de que se desmantelen las estructuras de poder paralelas que la comunidad ha mantenido desde la independencia kosovar en 2008.

Implícitamente, con el pacto Serbia asume la autoridad de Kosovo sobre esa zona, aunque seguirá sin reconocer su independencia. El acuerdo, según insistió Dacic, garantiza la presencia serbia en el cuerpo de Policía de los municipios de mayoría serbia, que deberá contar con un jefe de esa etnia. Además, los serbokosovares estarán representados en el sistema judicial para garantizar los derechos de su población.

Para lograr el sí serbio, el documento no incluye finalmente un compromiso para que Belgrado permita la entrada de Kosovo en organismos internacionales, sino que se limita a decir que no bloqueará su acceso a la Unión Europea, explicó el primer ministro.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que ha mediado en las negociaciones, felicitó a las partes por la "determinación" y la "valentía" que han mostrado durante estos meses para lograr un pacto.

El acuerdo fue recibido con gran satisfacción en las instituciones europeas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios