El Sinn Fein "reevaluará" su apoyo a la Policía norirlandesa si presenta cargos contra su líder

El Sinn Fein se mostró ayer dispuesto a "revaluar" su apoyo a la Policía de Irlanda del Norte si presenta cargos contra su presidente, Gerry Adams, por el asesinato de una mujer católica cometido por el IRA en 1972, lo que sumiría en una grave crisis al proceso de paz.

Esta velada amenaza de la formación, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), se produce después de que se confirmara que la Policía norirlandesa ha solicitado a un juez un permiso para extender el periodo de detención de Adams, quien está siendo interrogado desde el miércoles en una comisaría de Antrim, al norte de Belfast, en relación con ese crimen. Tras cumplirse el periodo de detención máximo de 48 horas, las fuerzas del orden, que por ahora no presentaron cargos, tenían que pedir una prórroga a un tribunal, que puede conceder hasta 28 días más.

El número dos del Sinn Fein y viceministro principal norirlandés, Martin McGuinness, aseguró ayer que ni él ni sus correligionarios van a tomar una decisión "a la ligera", pero advirtió de que "reflexionarán" sobre su política de apoyo hacia la Policía si al final acusa a Adams de algún delito relacionado con ese caso.

Tras la firma del acuerdo del Viernes Santo, en 1998, que puso fin a casi 30 años de conflicto armado, el proceso de paz norirlandés avanzó con dificultades por las reticencias del Sinn Fein a reconocer la autoridad de la Policía y el sistema judicial de la provincia.

Cuando por fin dio ese significativo paso en 2007 se sentaron las bases para que la formación republicana y el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), liderado entonces por el reverendo Ian Paisley, decidieran formar al año siguiente un Gobierno de poder compartido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios