Siria acude a las urnas en pleno conflicto bélico

  • Las elecciones son una farsa para la oposición, que reanuda la ronda de paz sin el Gobierno Combates en Alepo dejan más de 60 muertos

Pese a las duras críticas de la oposición y de Occidente, el régimen sirio celebró ayer elecciones para un nuevo Parlamento. Los sirios sólo pudieron votar en los territorios bajo control del Gobierno, en un país convulsionado por la guerra civil. Los partidos opositores boicotearon los comicios, al considerar que no son democráticos. Tanto los opositores como Occidente consideran que la elección es una farsa y ven en la cita electoral un nuevo factor de obstrucción para las conversaciones de paz en Ginebra, cuya tercera ronda comenzó ayer sin la presencia del Gobierno, que se incorporará mañana.

La agencia estatal Sana informó de que existía "gran interés" en la elección parlamentaria, sin dar a conocer mayores detalles. La televisión estatal, en tanto, mostró filas delante de los locales electorales. Testigos, en cambio, calibraron de poca a mediana la participación en la votación. El presidente sirio, Bashar al Asad, y su esposa, Asma, ejercieron el voto en la biblioteca nacional en Damasco. La "amplia participación de todas las capas de la sociedad" demuestra que los sirios son conscientes de las exigencias de la Constitución, afirmó Al Asad, reelegido en 2014 para un tercer mandato de siete años con casi el 89% de los votos. Grandes territorios de Siria se encuentran bajo el dominio del Estado Islámico (EI) o de grupos rebeldes, y allí los votantes no podían acudir a las urnas. Tampoco lo hicieron los más de cuatro millones de sirios que residen en el extranjero.

En Ginebra, las conversaciones de paz deben allanar el camino a la formación de un Gobierno de transición, la elaboración de una nueva Constitución y la convocataria de elecciones libres bajo supervisión de la ONU. Sin embargo, hasta ahora las partes en conflicto no negocian directamente entre sí. El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, insistió ayer en alertar de un posible fracaso de la ronda de paz.

En la víspera a las elecciones, saltó por los aires el alto el fuego en Alepo, donde al menos 34 soldados y paramilitares leales al régimen sirio y 26 yihadistas del frente Al Nusra -filial de Al Qaeda en Siria- y milicias afines murieron durante unos enfrentamientos registrados en la periferia sur, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios