"Subordinado" a la Constituyente

  • Maduro se pone a disposición de la ANC y pide una cumbre para "restituir" el diálogo con los demás países latinoamericanos

Nicolás Maduro saluda con el brazo derecho en alto a los miembros de la Asamblea Constituyente en Caracas. Nicolás Maduro saluda con el brazo derecho en alto a los miembros de la Asamblea Constituyente en Caracas.

Nicolás Maduro saluda con el brazo derecho en alto a los miembros de la Asamblea Constituyente en Caracas. / prensa miraflores

Nicolás Maduro se puso a disposición de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) electa hace casi dos semanas, un foro que él mismo impulsó y que está conformado sólo por chavistas que se ocuparán de refundar el Estado y tendrá facultades casi ilimitadas. "Vengo a reconocer sus poderes plenipotenciarios soberanos, originarios, y magnos para regir los destinos de la República, (...) como jefe de Estado me subordino a los poderes constituyentes de esta Asamblea Nacional Constituyente", dijo el presidente de Venezuela en una sesión especial celebrada en el Palacio Federal Legislativo.

Maduro formalizó, frente a los más de 500 asambleístas, que queda subordinado a las decisiones del cuerpo plenipotenciario, rechazado por la oposición venezolana y no reconocido por buena parte de la comunidad internacional. Ya hace una semana la Constituyente había anunciado que todos los poderes, incluso el Ejecutivo, quedaban subordinados al poder de esta Cámara electa el pasado 30 de julio en unos controvertidos comicios a los que la oposición se negó a participar.

Una de las primeras decisiones de la ANC ha sido extender su periodo de funcionamiento a dos años, pese a que fueron electos para la mitad de ese tiempo, sin embargo desde que este cuerpo es proclamado sus decisiones son incontestables. La ANC tiene la facultad para destituir y nombrar a cualquier autoridad del Estado venezolano, dictar y reformar leyes, e implementar decisiones sin necesidad de pasar por ningún otro poder, como lo hizo con la polémica destitución de la ex fiscal general Luisa Ortega.

Mientras, Venezuela ha entrado en un ambiente de campaña a cuatro meses de los comicios regionales, en los que la alianza opositora concurrirá pese a sus críticas a la ANC. Maduro celebró que la Mesa de la Unidad Democrática haya entrado en el carril electoral pese a haber acusado al Consejo Nacional Electoral de cometer un fraude en la elección de la Constituyente.

El gobernante, asimismo, pidió un cónclave con sus pares latinoamericanos para "restituir" el "diálogo", que consideró roto en la región tras las críticas vertidas contra su Gobierno, y denunciar el presunto "intervencionismo grosero" hacia su país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios