Supervivientes del gran naufragio denuncian la indolencia griega

  • Dos refugiados aseguran que la Policía helena no se interesó por ellos tras ahogarse 500 personas entre Libia e Italia

Varios supervivientes del naufragio ocurrido la semana pasada en aguas del Mediterráneo entre Libia e Italia relataron ayer en Atenas la tragedia vivida, en la que podrían haber muerto hasta 500 personas, y lamentaron que la Policía griega no se interesara por ellos.

En una rueda de prensa auspiciada por la agencia de la ONU para los refugiados, Acnur, y la organización humanitaria griega Praksis, el etíope Muaz Mahmud, de 25 años, y el somalí Mulid Ismal, de 28 años, explicaron que dos embarcaciones, una con unas 200 personas y otra con 300, partieron la semana pasada de la ciudad libia de Torbuk rumbo a Italia.

A los que iban en la embarcación menor se les comunicó que, transcurridas unas quince horas, se les trasladaría a la mayor.

Tanto Mahmud como Ismal eran pasajeros del barco de menor envergadura.

De acuerdo al testimonio de ambos, la tragedia ocurrió porque la sobrecarga que se produjo en el barco más grande durante el traslado desde la embarcación menor hizo que este volcara.

"Todos los que iban en el barco de los 300 pasajeros murieron, también mi mujer de 20 años y mi bebé de dos meses", explicó Mahmud, que se salvó porque volvió nadando al barco en el que de las doscientas personas iniciales quedaban diez.

Entre todos rescataron todavía a algunas personas que estaban en el agua.

En este barco, cuyo motor se acabó estropeando, los supervivientes estuvieron tres días a la deriva, sin agua ni alimentos y en un estado de desesperación tal, según Mahmud, que tan sólo al cabo de estos días se acordaron de que les habían dado un teléfono móvil para casos de urgencia.

Con ese teléfono los supervivientes llamaron al número de emergencia en Italia.

Transcurridas unas horas, un carguero filipino que estaba en la zona los rescató y los trasladó al puerto griego de Kalamata, en el sur de la península del Peloponeso. "La Policía en Kalamata no nos preguntó sobre las circunstancias del naufragio, sólo nos dieron papeles en los que decía que debíamos abandonar el país en un mes. Ni siquiera nos dijeron cómo contactar a nuestra embajada", se lamentó el etíope, quien añadió que a los supervivientes somalíes les dieron un permiso de estancia de seis meses.

Los países de la Unión Europea quieren que la guardia costera europea esté operativa a mediados de junio, por lo que instaron ayer Parlamento Europeo a trabajar rápidamente con ellos para finalizar junto a los estados y la Comisión el proceso legislativo.

El representante de la presidencia holandesa de turno indicó que esta guardia debería "comenzar a funcionar cuanto antes y es nuestra preferencia que sea ya este verano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios