Trump revela que baraja la "opción militar" ante la crisis de Venezuela

  • Caracas califica la amenaza de EEUU de "locura extremista" y dice que busca "arrastrar a América Latina a un conflicto"

El presidente de EEUU, Donald Trump. El presidente de EEUU, Donald Trump.

El presidente de EEUU, Donald Trump. / MICHAEL REYNOLDS efe

El presidente de EEUU, Donald Trump, amagó ayer por primera vez con utilizar a las fuerzas armadas como "opción" en Venezuela, contra cuyo Gobierno ha liderado una ofensiva diplomática desde que llegó en enero a la Casa Blanca. "Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario", dijo Trump.

"Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares muy muy alejados. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y están muriendo", agregó el presidente, al afirmar que el país está sumido en un "lío muy peligroso".

El Pentágono asegura que no ha recibido instrucciones referentes al pais caribeño

Este amago llega apenas días después de que Trump calificara por primera vez al presidente venezolano, Nicolás Maduro, como un "dictador", un movimiento que han seguido otros países como Perú y Colombia.

Aunque Trump llegó a la Casa Blanca con promesas de no intervencionismo, Venezuela ha estado en su punto de mira desde el primer día y ha sido uno de los principales asuntos encima de la mesa en sus conversaciones con mandatarios latinoamericanos.

Asesorado por el senador de origen cubano Marco Rubio, Trump ha instado al Gobierno de Maduro en reiteradas ocasiones a liberar a los políticos presos y convocar elecciones presidenciales, entre otras demandas. Las presiones de Washington a Caracas aumentaron a medida que se acercaban las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del 30 de julio, un organismo que EEUU considera "ilegítimo" y que no reconoce.

Pasados los comicios, que el chavismo consideró un éxito en su afán de modificar la Constitución, el Gobierno de Trump impuso tandas de sanciones contra funcionarios venezolanos, entre ellos,Maduro y Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez. Aquéllas implicaron la congelación de los activos que pudieran tener en EEUU y a Maduro le prohibieron la entrada al país.

El último peldaño de la escalada de tensión lo subió ayer Trump, asegurando desde sus vacaciones en Nueva Jersey que una intervención militar es algo que no descarta. Poco después de sus palabras, sin embargo, el Pentágono afirmó que no había recibido instrucción alguna referente a Venezuela.

Las declaraciones de Trump llegaron el día después de que Maduro afirmase que deseaba tener relaciones de "respeto" con EEUU y ordenase a su canciller, Jorge Arreaza, solicitar una conversación telefónica con el presidente estadounidense, quien ayer la rechazó. La Casa Blanca respondió que EEUU "está con el pueblo de Venezuela frente a la continua opresión de régimen de Maduro", y añadió que "Trump hablará con mucho gusto con el líder de Venezuela tan pronto como se restablezca la democracia en el país".

En respuesta a la amenaza lanzada ayer por Trump, el Gobierno venezolano señaló que el presidente de EEUU busca "arrastrar a América Latina a un conflicto". El canciller venezolano, Jorge Arreaza, rechazó "de la manera más categórica y contundente las declaraciones inamistosas y hostiles". El ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, tildó de locura la advertencia. "Es un acto de locura, de supremo extremismo de una élite extremista del gobierno de los EEUU", señaló.

En esta línea, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela pidió sancionar a los políticos que hayan "promovido la agresión militar". La ANC, integrada únicamente por oficialistas y considerada fraudulenta por buena parte de la comunidad internacional, acordó por unanimidad "apoyar firmemente todas las acciones que adopte el jefe del Estado para anular y conjurar esta amenaza contra la patria".

Por su parte, Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente de Venezuela, alertó ayer al mandatario estadounidense de que el país caribeño respondería con "fusiles en Nueva York" y tomaría la Casa Blanca en caso de una invasión militar a la "patria de Bolívar". "Tomaríamos la Casa Blanca, hasta Vietnam se quedaría pequeño", advirtió. "Pero no es lo que queremos, nunca hemos sido ni seremos gente de guerra, métase en sus asuntos, solucione sus problemas, señor Trump", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios