La UE pide protección para la niña activista tiroteada en Pakistán

  • Malala Yusufzai, defensora de los derechos de las menores, es operada con éxito y se encuentra estable tras recibir dos tiros cuando regresaba de la escuela

La Unión Europea pidió ayer protección para la niña activista que sobrevivió a un tiroteo por parte de talibanes en Pakistán, una "agresión vil" que supone un ataque contra los derechos humanos, según un comunicado del portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

La Alta Representante está "espantada" tras conocer que Malala Yusufzai, defensora de los derechos de las niñas en Pakistán, recibió el martes dos tiros cuando volvía de la escuela. Fue operada con éxito y su estado ayer era estable.

En una operación que duró tres horas, los médicos le extrajeron la madrugada de ayer un proyectil -de los dos que recibió- que se le había alojado en el cuello, cerca de la médula espinal, según el diario Express Tribune.

Los doctores han aconsejado que sea trasladada fuera del país para recibir un mejor tratamiento y varios medios afirmaron que será llevada a Dubai en cuanto el equipo médico lo autorice.

"El coraje de la joven Malala y el principio que defiende la han convertido en una fuente de admiración para todos nosotros", señaló la nota, en la que Ashton transmitía a la niña paquistaní su deseo de que tenga una pronta recuperación.

La niña adquirió relevancia internacional hace tres años, cuando se conoció su identidad después de explicar bajo un pseudónimo en un blog el régimen de terror impuesto por los talibanes en su región natal del Valle de Swat, en el extremo norte de Pakistán.

"Esta agresión vil es un ataque contra los valores básicos humanos y contra los defensores de los derechos humanos en Pakistán, a la vez que ha creado indignación en la sociedad paquistaní", destacó el comunicado.

Ashton pide que se hagan todos los esfuerzos necesarios para garantizar la seguridad de Malala y de su familia, que también se encuentra en el punto de mira de los talibanes por animar a la niña a seguir asistiendo a la escuela, a pesar de la prohibición de los integristas contra la educación de niñas.

Los talibanes reivindicaron el ataque en un extenso comunicado enviado a medios locales en el que afirmaban que "Malala fue atacada por su papel pionero en la prédica del secularismo y de la llamada ilustración moderada".

El ataque ha tenido gran impacto en el país, donde Yusufzai recibió el año pasado el Premio Nacional de la Paz por su defensa de la educación de las niñas como ella frente a los postulados de los integristas radicales.

Malala se convirtió en un símbolo de la lucha de las nuevas generaciones, en especial de las niñas, por poder acceder a la educación a pesar de los postulados conservadores que aún imperan en buena parte de la sociedad paquistaní.

El atentado ha suscitado la condena de todas las autoridades de Pakistán, con el presidente, Asif Ali Zardari, y el primer ministro, Rajá Pervez Ashraf, a la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios