La UE cruza los dedos a la espera de que el referéndum británico no tumbe el proyecto europeo

  • Tanto la Comisión Europea, como el Parlamento Europeo y el Consejo han continuado con sus actividades regulares en los últimos días, aunque se percibe cierta tensión en el ambiente y una gran incertidumbre.

Comentarios 1

A menos de veinticuatro horas del referendo británico sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, un ambiente de calma que precede a la tormenta se respira en las instituciones comunitarias, donde se cruza los dedos para que triunfe la continuidad y no se ponga en peligro el proyecto europeo. Tanto la Comisión Europea (CE), como el Parlamento Europeo (PE) y el Consejo han continuado con sus actividades regulares en los últimos días, aunque se percibe cierta tensión en el ambiente, y una gran incertidumbre, a la espera de conocer la decisión de los británicos. 

El portavoz comunitario Margaritis Schinas dijo en la rueda de prensa diaria de la institución que su presidente, Jean-Claude Juncker, "está en constante contacto por teléfono con líderes y con los presidentes de las instituciones" en relación con el referendo en Reino Unido. Explicó también que el colegio de comisarios europeos habló hoy del tema, en el marco de un debate sobre "el panorama político en Europa y los acontecimientos políticos actuales e implicaciones". 

Lo que pase en Bruselas después del voto dependerá mucho del resultado obtenido, indicaron a Efe fuentes europeas. Si finalmente triunfara el brexit (la salida de Reino Unido de la UE) se organizarán con toda probabilidad en los días posteriores reuniones extraordinarias al más alto nivel para abordar las consecuencias de tamaño golpe al proyecto comunitario. A día de hoy solo se han convocado dos encuentros en Bruselas el próximo viernes para analizar el resultado del voto británico. Uno de ellos reunirá a los presidentes de la CE, Jean-Claude Juncker; del Consejo Europeo, Donald Tusk; y del PE, Martin Schulz, junto con el primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país preside el Consejo de la UE este semestre. 

Por su parte, el PE celebrará una Conferencia de Presidentes, en la que participarán el presidente de esa institución y los líderes de los grupos políticos, cita de la que podría salir la convocatoria de un pleno extraordinario el domingo 26, dijeron fuentes europeas. 

Juncker reiteró en declaraciones a la prensa que "sería bueno" para los británicos y para la Unión que Reino Unido se quedara en la UE" y advirtió de que no habrá nuevas negociaciones con ese país que, señaló, ya ha obtenido "lo máximo" que podía lograr de la UE. "No habrá renegociación ni sobre el acuerdo del mes de febrero ni en el contexto de renegociaciones de los Tratados. La salida es la salida", advirtió el político luxemburgués. 

El citado portavoz comunitario aseguró, por otra parte, que el presidente del CE no tiene previsto retirarse en caso de que triunfe la opción de salida de la UE en el referendo británico al ser preguntado por esa posibilidad. 

Recordó además que desde el pasado febrero la CE anunció que no tenía intención de participar en la campaña británica. "Es una cuestión que deben considerar los británicos, sin interferencias externas", reiteró Schinas. Aunque oficialmente no se habla aún de los planes que podrían ponerse en marcha si triunfara el brexit, en los últimos días se han filtrado detalles sobre las fórmulas que se estudian para acomodar las relaciones entre el Reino Unido y la UE en ese caso. 

Fuentes diplomáticas indicaron que si Londres opta por la continuidad, la UE iniciará inmediatamente la negociación del acuerdo concluido entre Reino Unido y los otros Estados miembros el pasado febrero. 

El brexit, llevaría sin embargo a la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, el que regula la retirada de un Estado miembro para romper los actuales vínculos. A continuación, añaden, "se iniciaría una segunda negociación sobre la reconstrucción de un nuevo vínculo", que determinará las condiciones de la futura relación entre las partes. "Será una negociación difícil", advierten las fuentes, que añaden que se ha de descartar por completo "dar (a otros Estados miembros) la impresión de que es ventajoso salir de la UE". "Siempre hemos querido que Reino Unido siga en la UE", dicen las fuentes, que añaden que es importante evitar "hacer esa opción atractiva, y dar la sensación de que podemos obtener lo que queremos de la UE, sin la solidaridad". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios