El este de Ucrania se fractura

  • Casi un 90% de los ciudadanos que han votado en Donetsk y más del 94% de los de Lugansk escogen la independencia. Kiev y la mayoría de la comunidad internacional consideran ilegítimo el plebiscito.

Comentarios 11

A pesar del rechazo de Kiev y parte de Occidente, los separatistas prorrusos del este de Ucrania celebraron este domingo un referéndum de independencia en el que un 89,7 por ciento de los electores de Donetsk se pronunció a favor de la independencia de Ucrania, informó el jefe de la comisión electoral de los prorrusos de esta región, Roman Liaguin. En conferencia de prensa, Liaguin señaló que un 10,9 por ciento votó en contra y un 0,74 por ciento de los votos fueron nulos y que hubo una participación del 75 por ciento.

En la República Popular de Lugansk, donde también se celebró la consulta,acudieron a las urnas cerca del 80 por ciento de los votantes, según informó el presidente de la junta electoral de dicha región, Alexander Malychin. Allí, entre un 94 y un 98 por ciento de los electores votó a favor de la independencia de Ucrania, según la comisión electoral de la autoproclamada "república popular de Lugansk", que anunció que resultados preliminares tras el escrutinio de los votos emitidos en 28 de las 32 circunscripciones electorales del territorio.

"El referéndum lo es todo para nosotros", afirmó el autoproclamado gobernador popular de Donetsk, Pavel Gubarev, en declaración a la televisión rusa. Para Gubarev, la creación de un nuevo ente estatal es sólo el primer paso hacia la formación de una Nueva Rusia en la zona del sureste de Ucrania. 

El referéndum no cuenta con la supervisión de observadores internacionales y los separatistas no tuvieron acceso a los padrones electorales actualizados. Sin embargo, según el gobierno de Kiev en amplias partes de la zona no se celebra la votación, en la que están llamados a participar unos 3 de los 6,5 millones de habitantes. Medios prorrusos hablaron de un fraude masivo. Para el jefe de la oficina presidencial de Kiev, Serguei Pashinski, el referéndum no es más que una "campaña de información para ocultar crímenes". Además, el Ministerio de Exteriores de Ucrania acusó al gobierno ruso de "inspirar, organizar y financiar" el referéndum separatista. 

Por otro lado, Pashinski aseguró que la ofensiva militar del gobierno sigue avanzando en el este del país y que "en la operación murieron muchos separatistas". Según el funcionario de Kiev, en Slaviansk, Kramatorsk y Kransy Liman -en la región de Donetsk- la "operación antiterrorista" está entrando en una "fase final". Los separatistas creen que la violencia de los enfrentamientos de los nacionalistas y las tropas del gobierno contra las fuerzas separatistas en Odesa y Mariúpol alimentaron el deseo de independencia. En las dos ciudades murieron decenas de personas y hubo más de 200 heridos. 

Fotos de la capital de la región, Donetsk, mostraban largas colas frente a los centros de votación. Los habitantes colocaban sus papeletas en urnas transparentes en las que se había pegado la bandera negra, azul y roja de la República Popular. La consulta se celebra incluso en la ciudad de Slaviansk, bastión de los separatistas y que está rodeada por las tropas del gobierno. Allí, así como en la zona de Krasny Liman, hubo al parecer nuevos enfrentamientos violentos, aunque no hay confirmación independiente al respecto. 

En algunos lugares, como en Slaviansk, las urnas se colocaron incluso en plena calle, o junto a las barricadas de los activistas prorrusos. En la ciudad de Krasnoarmejsk la votación terminó antes de lo previsto ante el avance de la Guardia Nacional ucraniana. Muchas personas votaron además en Moscú en un improvisado local electoral instalado en la calle. Supuestamente todos los que votaron procedían de las regiones de Lugansk y Donetsk. 

Con el referéndum los separatistas quieren que la población vote sobre la independencia de las autoproclamadas "repúblicas populares". Por el momento no está previsto que Donetsk y Lugansk se unan a la Federación Rusa, como ocurrió tras el referéndum de Crimea. Las autoridades centrales de Kiev, así como países extranjeros como Estados Unidos y la Unión Europea (UE), rechazan el referéndum como ilegal. El presidente francés, François Hollande, calificó como "nulo" el referéndum durante una visita a Azerbaiyán. Ucrania ha convocado elecciones presidenciales para el 25 de mayo, que sí son apoyadas por los países occidentales. 

Estados Unidos acusó entretanto a Rusia de no hacer lo suficiente para frenar a los separatistas. El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió la postergación del referéndum pero no tomó acciones para reforzar sus palabras, indicó en Washington el Departamento de Estado, por lo que no hizo valer realmente su influencia sobre los prorrusos. Por su parte, los ministros de Exteriores de la UE debatirán este lunes sobre nuevas sanciones contra Rusia por la crisis en Ucrania. Según fuentes comunitarias es posible que se amplíe la lista de personas a las que se prohibió la entrada al bloque y se les congelaron sus cuentas bancarias. Sin embargo no se tomará ninguna decisión respecto a una tercera fase que incluiría sanciones a sectores económicos completos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios