Estados Unidos y el mundo contienen la respiración a dos días del desenlace

  • McCain intensifica su campaña en la 'conservadora' Virginia, lo que confirma que el aspirante republicano está a la defensiva · El líder demócrata se centra en los estados que ganó Bush en 2004

La frenética carrera hacia la Casa Blanca se acerca a su clímax y los candidatos Barack Obama y John McCain continuaban ayer la lucha sin cuartel, a dos días de la histórica elección presidencial.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un candidato negro, el demócrata Barack Obama, podría convertirse en presidente; y una mujer, la republicana Sarah Palin, podría ocupar el puesto de vicepresidenta de la primera potencial mundial.

En los últimos días, amboscandidatos multiplicaron los desplazamientos en varios Estados clave, entre los cuales Florida (sureste). Y no preveían reducir sus esfuerzos.

Ayer, McCain era esperado en Virginia (este) y en Pensilvania (este). Obama, por su parte, tenía previsto mantener al menos tres actos en tres Estados diferentes: Nevada (oeste), Colorado (oeste) y Missouri (centro).

El hecho de que McCain haga campaña en un Estado como Virginia no es una buena señal para los republicanos y confirma que su candidato está a la defensiva. Virginia no ha votado a un candidato demócrata en la elección presidencial desde 1964 y según RCP, Obama cuenta allí con una ventaja de más de seis puntos.

Por el contrario, Obama optó por pasar los últimos días de campaña en Estados que había ganado Bush en 2004. La campaña demócrata espera conservar todos los Estados ganados por Kerry en 2004 e inclinar a su favor a varios Estados 'republicanos'.

McCain, renovó ayer sus ataques contra el demócrata Barack Obama, describiéndolo como un rival anclado en la 'extrema izquierda' de la política estadounidense, en un acto en Virginia. El demócrata continúa aferrándose a su estrategia de pintar al senador por Illinois como un liberal de la vieja escuela que aumentará los impuestos.

Señaló que los comentarios que hizo Obama al ya célebre Joe El Fontanero (un hombre que se ha convertido prácticamente en la mascota de la campaña republicana) respecto a la necesidad de 'distribuir la riqueza', revelaron las verdaderas intenciones del candidato demócrata.

'El senador Obama está en la extrema izquierda de la política estadounidense, eso no debería sorprender a nadie. Es el senador más liberal del Senado', dijo el aspirante republicano.

Además de visitar Virginia, McCain hizo campaña ayer en Nueva York con la intención de mostrar su veta humorística en el popular show televisivo Saturday Night Live.

El republicano está sacando durante el último fin de semana de campaña toda su artillería pesada, lo último fue la aparición en Ohio del ex actor de películas de acción y gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien apoyó al senador por Arizona y ridiculizó a su rival al recomendar a Obama que robustezca mejor sus políticas y su cuerpo.

Schwarzenegger, divirtió el viernes a una multitud de varios miles de personas en un acto de campaña de McCain en Columbus, Ohio.

El ex Mister Universe austriaco, quien fue anfitrión durante varios años en competencias de culturismo en Columbus, comenzó su discurso invitando a Obama a participar en la próxima edición del torneo. 'Quiero invitar al senador Obama, porque él necesita hacer algo con esas piernas flacas. Lo voy a poner a hacer algunas sentadillas', se mofó.

'El senador McCain, por otra parte, está construido como una roca. Su carácter y sus puntos de vista son sólidos', prosiguió Schwarzenegger.

El senador por Arizona y Schwarzenegger entraron juntos al estadio de hockey en Columbus, en el último día de una campaña en autobús que ha conducido el candidato republicano en el conservador estado de Ohio.

En cuanto a los planes para la noche electoral, McCain se refugiará en un hotel de Fénix donde tiene previsto huir de actos masivos y dirigirse a los votantes por un circuito cerrado de televisión.

Esta decisión fue tomada por problemas de espacio en las instalaciones, según fuentes del partido republicano, que no descartaron cambios de última hora que permitan a McCain comparecer ante los seguidores que se concentren en el hotel Biltmore.

Una vez que se conozcan los resultados electorales, el candidato republicano pronunciará un discurso ante un pequeño grupo de personas desde los jardines del establecimiento que será transmitido a las pantallas instaladas en unas salas del hotel donde se congregará la mayoría de la prensa y sus simpatizantes.

El evento romperá con la tradicional puesta en escena de los candidatos durante la noche electoral, en la que se dirigen a la multitud, tal y como tiene planeado Obama en Chicago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios