La Unión Europea pide a China un compromiso de diálogo con el Dalai Lama

  • Pekín reitera que el Tíbet es un "asunto interno" y "ningún país u organización" puede intervenir

La Unión Europea comenzó ayer en Pekín una cumbre con China en la que planteará la espinosa cuestión del Tíbet, considerada por el país asiático como un asunto exclusivamente interno.

"Llamamos a una reconciliación pacífica entre las autoridades chinas y el Dalai Lama (...). Nuestro mensaje al Gobierno chino será: comprométanse a un diálogo constructivo y sustancial que trate las cuestiones de fondo", o sea, "mejoras concretas en la situación de los tibetanos", declaró desde Tokio la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

Este llamamiento anticipó el tono de la cumbre UE-China en la participarán el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el comisario de Comercio, Peter Mandelson, y otros nueve comisarios europeos más, incluida Ferrero-Waldner.

Sin embargo, China salió al paso del llamamiento europeo al reiterar que el Tíbet es un "asunto interno". "Ningún país u organización extranjera puede inmiscuirse", declaró la portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Jiang Yu.

"Esperamos que la comunidad internacional entienda nuestra postura sobre el tema. En cuanto a la actitud del Gobierno chino frente al Dalai Lama es clara. Deben cesar inmediatamente sus acciones separatistas. Si acepta las demandas del Gobierno, la puerta del diálogo está abierta de par en par".

La comisaria europea, por su parte, subrayó en su llamamiento que el líder espiritual de los budistas tibetanos es "un dirigente moderado" que no pide la independencia de el Tíbet y apoya la no violencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios