La Unión Europea decide reanudar sus negociaciones con Rusia

  • Los cancilleres del bloque optan por retomar el diálogo pese a la oposición de Lituania y a cuatro días de la cumbre con Moscú, aunque sin precisar la fecha

Los cancilleres de la UE decidieron ayer en Bruselas reanudar las congeladas negociaciones para firmar un acuerdo de asociación reforzado con Moscú, cuatro días antes de una cumbre Unión Europea-Rusia en Niza (Francia) y a pesar de la oposición de Lituania.

"Se ha dado luz verde a reanudar las negociaciones al acuerdo de asociación y cooperación con la Federación Rusa", indicó el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en una rueda de prensa después de una reunión con sus homólogos de los 27 países de la UE.

"Era hora de reanudar" esas negociaciones suspendidas el 1 de septiembre por Europa tras el conflicto entre Georgia y Rusia en agosto, estimó por su parte la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, aclarando que ese reinicio no tendrá lugar durante la cumbre del viernes.

Si bien Lituania mantuvo ayer su oposición a la reanudación de las negociaciones, Polonia decidió levantar su bloqueo, aislando al Gobierno de Vilna y posibilitando así que la Presidencia francesa de la UE adoptase una posición por mayoría, ya que no se requería la unanimidad. "26 países de 27 era suficiente, en mi opinión", dijo en ese sentido el canciller francés, Bernard Kouchner.

El ministro polaco, Radoslaw Sikorski, confirmó que su país aceptó finalmente cambiar su posición, explicando que las negociaciones podrían reanudarse "a fin de mes o a principios del próximo".

Reacios en un principio, el Reino Unido y Suecia dieron a conocer un comunicado conjunto apoyando la reanudación de las negociaciones, aunque proponiendo mantener una línea dura.

"No hay elección entre aislar a Rusia o ignorar sus transgresiones en Georgia. El camino correcto es tener un enfoque duro de negociación. No buscamos aislar a Rusia, pero tampoco ignorar las preocupaciones y las diferencias que tenemos respecto de su reciente comportamiento", indicó el canciller británico, David Miliband.

De su lado, el viceministro alemán de Relaciones Exteriores, Gunter Gloser, opinó que "el único modo de hablar concretamente" de las dificultades en las relaciones UE-Rusia es "llevando adelante esas negociaciones".

El acuerdo reforzado UE-Rusia debería reemplazar a un compromiso vigente desde 1997, y uno de sus grandes objetivos es garantizar el abastecimiento de hidrocarburos de Europa.

La suspensión decidida en una cumbre extraordinaria de la UE el 1 de septiembre fue la única medida concreta aprobada para denunciar la violación de la integridad territorial de Georgia.

Pero "es mejor para la UE tener una relación con Rusia con un marco que tener una relación sin él", dijo el Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, al resumir el sentimiento de la mayoría de los países europeos. "Eso no significa que vayamos a hacer como si nada hubiese pasado", agregó, reconociendo que los rusos tenían "más soldados" en las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia de Sur ahora que antes del inicio del conflicto con Georgia.

Sin embargo, Solana no indicó si esa situación constituía una violación del acuerdo de alto el fuego firmado entre el presidente ruso, Dimitri Medvedev, y su homólogo francés, Nicolas Sarkozy.

Por otro lado, la UE aprobó ayer la puesta en marcha de una misión naval para combatir la piratería en aguas próximas a Somalia, que comenzará a desplegarse a comienzos de diciembre con la participación de nueve países y entre 8 y 10 buques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios