Venezuela, partida en dos mientras crece la tensión

  • Ya hay siete muertos tras las protestas por la proclamación como vencedor de Maduro. El presidente electo y el opositor Capriles se culpan mutuamente de la violencia.

Comentarios 4

Venezuela tiene al menos siete muertos y 61 heridos tras las elecciones del domingo, que dejaron al país partido en dos y con la tensión en aumento en medio de acusaciones cruzadas entre el oficialismo y la oposición. El candidato del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Nicolás Maduro, se impuso por una diferencia menor a dos puntos sobre el líder opositor, Henrique Capriles, quien no acepta el resultado hasta que no haya una auditoría "voto por voto". La solicitud fue aceptada por Maduro minutos después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciara su triunfo este domingo, pero luego el mandatario elegido rechazó la opción.

El CNE también negó que se haga el conteo pese a que lo solicitó uno de sus cinco rectores, Vicente Díaz, único miembro crítico dentro de la entidad, que no asistió al acto en el que se proclamó presidente electo a Maduro el lunes, cuando se produjeron protestas en todo el país desde la tarde hasta la noche.

En las calles de Caracas las cacerolas tronaron durante horas. "Hubo fraude, pero no vamos a aguantar más la injusticia. Ahora somos mayoría y ya no tenemos miedo", dijo Laura, una joven de 21 años que marchó junto a su madre y su hermana en el este de Caracas. En la misma zona, más temprano hubo marchas y represión de las fuerzas de seguridad, que luego recibieron la orden de Maduro de abandonar sitios que son gobernados por la oposición, como el estado de Miranda. El resultado del primer día de protesta fueron al menos siete muertos y 61 heridos, informó la fiscal general, Luisa Ortega Díaz. Enseguida, el gobierno y la oposición se acusaron entre sí de ser los responsables de los fallecimientos y de provocar la violencia.

Capriles, que desde las elecciones por momentos habla como si fuera el presidente electo, dijo: "El pueblo me eligió. Pido al país que lo deje resolver la crisis que vive Venezuela". El líder opositor convocó marchas "pacíficas" a todos los centros electorales del país para exigir el recuento de votos. En diferentes estados se repitió la misma imagen: miles de personas rodeadas por fuerzas de seguridad. Capriles aumentó la apuesta al llamar para este miércoles a una movilización masiva al CNE de Caracas, algo que el gobierno dice que no permitirá.

"Ustedes no van a ir para allá a llenarlo de muerte y sangre ¡No lo voy a permitir! ¡Mano dura voy poner contra el fascismo y la intolerancia! Si me quieren derrocar, vengan por mí, aquí estoy con el pueblo y una Fuerza Armada. Hagan lo que quieran hacer, burgués, burguesito", dijo el presidente electo. Luego planteó: "¿Qué hubiera pasado si yo, Nicolás Maduro, me hubiese vuelto loco de odio como el ex candidato de la burguesía y le dijera al pueblo 'Llegó la hora, todos a la calle'? Llamo a la reflexión". Capriles insistió en que "el ilegítimo" de Maduro y "su gobierno" ordenaron "que exista violencia para evitar el conteo" de los votos: "Ellos son los responsables". Maduro llamó a sus seguidores a mostrarle su respaldo en las calles el viernes -cuando jurará la presidencia- como lo hicieron en el cierre de la campaña electoral el 11 de abril en Caracas, donde lo acompañó una multitud.

Hasta el sábado quedaron suspendidos los permisos para portar armas en toda Venezuela a fin de "garantizar la seguridad y la paz ciudadana, tras los hechos ocurridos en manifestaciones públicas por los resultados electorales", se indicó en la Gaceta Oficial. El ministro del Interior, Néstor Reverol, vestido con uniforme militar en los últimos días, dijo que "se registraron un conjunto de actos vandálicos en Barinas, Zulia y Anzoátegui, donde han atentado contra instalaciones que le prestan servicios al pueblo (...) El candidato perdedor de la derecha es el responsable". Mientras, el líder opositor insiste en que se deben contar los votos para lograr "la paz" y "fortalecer" la democracia: "No hay una mayoría, hay dos mitades en el país, prácticamente del mismo tamaño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios