El candidato conservador Lee tomará las riendas de Corea del Sur

  • El opositor arrasa en las urnas y pone fin a una década de gobiernos progresistas

Lee Myung bak, líder del opositor Gran Partido Nacional (GPN), celebró ayer su 66 cumpleaños con una victoria inapelable en las elecciones presidenciales de Corea del Sur, al recibir el apoyo de casi la mitad de los votantes.

La Comisión Electoral otorga a Lee un 48,4 por ciento de todos los sufragios emitidos. Este resultado supera las previsiones más favorables para Lee, a pesar del caso de corrupción en el que podría estar implicado, y ha supuesto el fin de una década de gobiernos progresistas que han dejado a la población deseosa de una mejora de la economía.

Lee Myung-bak será el primer presidente surcoreano que proviene de las altas empresas y fue además un popular alcalde de Seúl.

Su principal rival, Chung Dong-young, había admitido su derrota pocos minutos antes, al saber que obtendría menos del 30 por ciento de los sufragios.

Durante la proclamación oficial de su victoria, Lee apuntó que sabe "muy bien" lo que desean lo surcoreanos y que pondrá en práctica las medidas necesarias para sacar la economía de "la situación crítica" que atraviesa.

Durante la campaña, Lee ha prometido crear 600.000 empleos y construir una red de canales que cubra todo el país.

A pesar de la rotunda victoria, el futuro de Lee es incierto. Hace dos días el Parlamento aprobó la creación de una comisión de investigación para averiguar qué hay de cierto en la supuesta implicación de Lee en un caso de corrupción bursátil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios