Los combates entre policías y chiíes causan 30 muertos en el sur de Iraq

  • Frecuentes tiroteos en Nasiriya y Basora marcan la celebración de la Ashura

Comentarios 0

Fuertes combates entre las fuerzas de seguridad iraquíes y presuntos insurgentes chiíes tuvieron lugar ayer en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Iraq, en los que han muerto al menos 30 personas, entre ellas tres oficiales de policía.

Ayer, durante el primer día de una importante celebración de los insurgentes chiíes, dos coroneles de la policía murieron, y otro teniente coronel resultó herido en una refriega con seguidores de Ahmed al Hasan, el líder una secta mesiánica chií que se considera a si mismo “el enviado del Mahdi” o imán oculto.

Las fuentes explicaron que los enfrentamientos siguen en las calles de la ciudad, capital de la provincia de Dhi Qar, y que los frecuentes tiroteos hacen muy complicado hacer una evaluación real del número de víctimas.

También ayer se produjeron combates similares en la ciudad de Basora, la mayor del sur del país, entre radicales chiíes y las fuerzas de seguridad, en los que murió al menos un policía.

Esta jornada de violencia se produce en las horas anteriores a que los chiíes iraquíes comiencen la celebración de la festividad del Ashura, la más importante de su calendario, que conmemora el martirio de Husein, nieto de Mahoma.

Según las fuentes policiales, la cifra de muertos en Basora podría alcanzar los diez, mientras que los heridos sobrepasarían los 50, aunque no pudieron confirmar estos datos.

Mientras esto sucedía, cientos de miles de personas participaban en sobrecogedoras procesiones en los barrios chiíes de Bagdad y otras ciudades, principalmente meridionales, para conmemorar el aniversario del asesinato de Husein a manos del califato omeya.

Vestidos de negro riguroso, los fieles chiíes se flagelaron, golpeándose hasta sangrar, el pecho, la cabeza y la espalda con cadenas de hierro e incluso con espadas en la ciudad de Kárbala, donde Husein murió.

Al ser la fecha más sagrada del islam chií, miles de peregrinos invadieron ayer las calles de Kerbala, la ciudad santa al sur de Bagdad, bajo la vigilancia de los agentes por el riesgo de amenaza terrorista.

más noticias de MUNDO Ir a la sección Mundo »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios