El combativo fundador de WikiLeaks

El periodista australiano Julian Assange es uno de los fundadores de WikiLeaks. Sus detractores lo acusan de poner en riesgo la vida de otras personas con su difusión de documentos sensibles.

Hace poco, volvió a estar bajo sospecha por la publicación, en plena campaña electoral estadounidense, de e-mails confidenciales del Partido Demócrata en Wikileaks, lo que fue considerado una acción dirigida especialmente contra Hillary Clinton. Sin embargo, Assange negó vehementemente que Wikileaks esté relacionado con hackers rusos.

La plataforma de revelaciones WikiLeaks saltó a la fama por la difusión de importantes documentos de Estados Unidos de las guerras en Afganistán e Iraq.

Una de las principales suministradoras de información fue la soldado Chelsea Manning -entonces, Bradley Manning-, que fue condenada a 35 años de prisión en 2013 por las filtraciones y fue luego indultada por el presidente Barack Obama poco antes de abandonar el poder.

Julian Assange nació en 1971 en Townsville, una localidad en el norte de Australia. Durante su infancia se mudó varias veces con sus padres, que dirigían un teatro ambulante. Desde joven se interesó por la computación y las redes online. A los 24 años, tuvo su primer conflicto con las autoridades cuando lo acusaron a él y algunos de sus amigos hackers de haber ingresado en redes protegidas.

En 2006 Assange fundó, junto a el arquitecto John Young y unos amigos, la plataforma de internet Wikileaks. La idea era crear una especie de buzón en el que se pudieran introducir anónimamente documentos sobre irregularidades y escándalos de interés público. Unos meses después Assange y su amigo Young discreparon, y el arquitecto creó su propia página web para desvelar secretos Cryptome.org, en la que también se carga contra Assange. El australiano, sin embargo, consiguió mantener la fidelidad de otros hackers y cyberpunks, pero se mantuvieron por completo en un segundo plano.

Los observadores atribuyen a Assange un gran carisma que entusiasma a sus seguidores. En un principio quería que la plataforma no tuviese un rostro público, pero finalmente eso no funcionó. Assange explicó que había mucha curiosidad y que algunas personas se atribuían la representación de la plataforma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios