La comunidad internacional pide a Karzai avances democráticos

  • La conferencia de ayuda a Afganistán, abierta ayer en Bonn, garantiza apoyo económico al país al menos hasta 2024 pero exige más lucha contra la corrupción

La conferencia internacional sobre Afganistán en Bonn estuvo marcada por las reclamaciones de apoyo del presidente afgano, Hamid Karzai, y las promesas de compromiso con su futuro por parte de la comunidad internacional, condicionadas a avances democráticos y lucha contra la corrupción.

Afganistán seguirá precisando el apoyo internacional tras la retirada de las tropas internacionales, en 2014, para lograr que sea "irreversible" el proceso de transición iniciado diez años atrás y hacer del suyo "un país democrático y seguro para todos los afganos", dijo Karzai, al abrir la conferencia. La canciller alemana, Angela Merkel, le respondió garantizándole que recibirá ese apoyo más allá de 2014 -y hasta 2024, de acuerdo a lo que reclama Karzai- pero añadió que el país debe, por su parte, avanzar en la lucha contra la corrupción, el tráfico de drogas y el respeto de los derechos humanos.

Merkel, partidaria de la incorporación de los "talibanes moderados" a las negociaciones sobre el futuro del país, insistió ante las delegaciones de los 85 países presentes en Bonn en que el camino de la reconciliación sólo puede proceder de "los propios afganos". La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, instó a Karzai a avanzar en la democratización de Afganistán y posibilitar que en 2014 su país tenga unas "elecciones democráticas", al tiempo que aludía a la situación financiera de buena parte de los estados donantes.

"No queremos ser un lastre para la comunidad internacional", había dicho el presidente afgano, en su discurso inaugural, una intervención que estuvo precedida por unas declaraciones en Der Spiegel en las que cifraba en 5.000 millones de dólares el monto del apoyo mundial que, asegura, precisa su país hasta 2024.

El ministro afgano de Finanzas, Omar Zakhilwal, explicaba a los medios que la ayuda que se pide a partir de 2014 es "una pequeñez" comparada con el gasto actual de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán, de unos 100.000 millones de dólares anuales.

De Bonn no se esperaban cifras concretas (aunque sí trascendió que EEUU había desbloqueado 700 millones de dólares anuales de ayuda, sino un duradero compromiso político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios