El designado Gobierno checo dimite al no lograr la investidura

El designado Gobierno checo, liderado por el primer ministro populista Andrej Babis, anunció ayer su dimisión -aunque continuará en funciones- tras perder ayer el voto de confianza del Parlamento y no lograr la investidura.

"El Gobierno aprobó su dimisión y pediré una cita con el presidente para poder entregarla personalmente", declaró Babis en una rueda de prensa en la capital checa, según Radio Praga.

El Gobierno permanecerá en funciones después de la dimisión, un paso obligatorio y previsto por la Constitución, mientras se negocia un nuevo Ejecutivo en medio del debate político sobre la idoneidad de Babis como primer ministro.

La Comisión de Inmunidad del Parlamento recomendó antes del voto de confianza del martes retirar la inmunidad a Babis para que sea procesado por el supuesto uso fraudulento de fondos europeos.

La oposición votó en bloque contra el Gobierno, mientras que el Gobierno sólo pudo contar en una cámara de 200 escaños con los 78 diputados de la Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO), ganadora de las elecciones y liderada por Babis, el segundo hombre más rico de República Checa.

El presidente, Milos Zeman, dijo que le dará a Babis otra oportunidad para formar Gobierno, aunque matizó después que debería entregarle primero un aval con el apoyo de 101 diputados.

La policía alega que Babis presuntamente ocultó la propiedad de una de sus empresas hace una década, para recibir una ayuda de dos millones de euros, en su mayoría de fondos de la UE, y que estaba destinada sólo a pymes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios