occidente interviene en siria | reacciones

Un destructor del escudo antimisiles con base en Rota participa en el ataque

  • El Gobierno asegura que fue informado con antelación y afirma que el objetivo es frenar las agresiones a la población civil

El destructor 'USS Donald Cook' lanza un misil en unas maniobras realizadas el pasado mes de octubre. El destructor 'USS Donald Cook' lanza un misil en unas maniobras realizadas el pasado mes de octubre.

El destructor 'USS Donald Cook' lanza un misil en unas maniobras realizadas el pasado mes de octubre. / Theron J. Goldbold (EFE)

Un destructor con base en Rota y dos aviones cisterna estacionados en Zaragoza participaron ayer en la acción militar de EEUU, Reino Unido y Francia en Siria, según confirmaron fuentes del Ministerio de Defensa. En cuanto al destructor, se trata del USS Donald Cook, con base habitual en Rota (Cádiz) y que estaba realizando operaciones rutinarias en el Mediterráneo oriental semanas antes del ataque con armas químicas. Este buque lleva a bordo misiles de crucero Tomahawk y ya participó en otro ataque junto con el destructor USS Porter, también con base en Rota. Ambas embarcaciones forman parte del operativo de cuatro destructores destacados en las instalaciones militares de la localidad gaditana como parte del escudo antimisiles de la OTAN.

El departamento de María Dolores de Cospedal afirmó que durante los últimos días EEUU fue informando a España a través del Comité Conjunto Permanente Hispano-Americano y Comité Bilateral de Alto Nivel. Además, Cospedal estuvo en contacto con su homóloga francesa, Florence Parly, mientras que el Pentágono hacía lo mismo con el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, subrayó que se trata de "una acción limitada en su objetivo y medios" y, por ello, "legítima y proporcionada". Y enmarcó la acción "en el uso de armas químicas por el Gobierno sirio contra la población civil", algo que califica de "gravedad extrema".

También el PSOE reaccionó con un comunicado en el que asegura que la guerra en Siria no va a terminar con más bombas sino "con más diálogo y con un esfuerzo concertado en la mesa de negociación" y donde subraya que el uso de armas químicas por parte del régimen de Al Assad es "inaceptable y exige una respuesta". No obstante, los socialistas precisaron que "hubiera sido deseable" haber esperado al resultado de la investigación de la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) "para articular una respuesta conjunta de la comunidad internacional". En su cuenta en Twitter, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió "respeto a la legalidad internacional y las resoluciones de Naciones Unidas".

Por parte de Ciudadanos, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, señaló, en rueda de prensa, que "no se puede seguir permitiendo que se produzca un genocidio con armas químicas sobre la población civil" y ha recordado que el ataque militar está "avalado por la OTAN". Además, Villegas manifestó que "el final de este asunto" tiene que ser llevar al presidente de Siria, Bashar al Assad, "ante la justicia y que él responda".

Mientras y desde su cuenta en Twitter, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, denunció el ataque conjunto por "ignorar" a Naciones Unidas y "despreciar" la legalidad internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios